Por Belén Castellanos Rodríguez (*)
 
 
Presentación 
Después de proyectar montones de estructuras, de comienzos e incluso de contenidos diferentes, para la realización de este ensayo, al final, he decidido ponerme una vez más delante del texto de Heidegger, Tiempo y Ser, e ir comentándolo al hilo de la lectura.
 

            Por Eduardo Luis  Aguirre    

            Introducción.
La noción de castigo se ha tornado polisémica en el tercer milenio. Si bien es posible establecer analogías conceptuales en las lógicas legitimantes que respecto del mismo se acuñan desde la más remota antigüedad, nunca como ahora el castigo ha derivado en un fetiche disciplinar aceptado en claves diversas,  que en todos los casos cancelan cualquier tipo de cuestionamiento a una práctica violenta a la que se introyecta en la sociedad globalizada como una categoría con ontología propia y se la reivindica como necesaria y útil.
Por Martín Lozada (*)
 
Apenas recordado resulta el discurso inaugural con el cual Jean Paul Sartre dio la bienvenida al International War Crimes Tribunal, luego conocido como Tribunal Bertrand Russell. Aquél estaba llamado a pronunciarse en relación a las acusaciones efectuadas en contra de losEstados Unidos, Corea del Sur, Nueva Zelandia y Australia, en cuanto a su comisión de crímenes de guerra en el conflicto de Vietnam.
Por Nora Merlín  (*) 

Artistas, intelectuales, juristas, escritores y dirigentes políticos de varios países preparan un libro contra el golpe en Brasil, en apoyo a Dilma Rousseff. La psicoanalista argentina Nora Merlín participa del proyecto con un capítulo que detalla cómo operan los medios masivos sobre las subjetividades. Aquí, un fragmento de ese texto.

 

Uno de los problemas más acuciantes que asedian a las universidades de nuestro país, tiene que ver con el acotado marco de proyección que se asigna a un concepto esencial -aunque devaluado- como el de gestión, generalmente vinculado a retóricas y prácticas eficientistas, ritualistas o burocráticas, conforme las pautas coloniales derivadas del Consenso de Washington.
A partir del domingo 17 de julio asumimos el desafío de conducir un programa de radio dedicado exclusivamente a la Filosofía, que, no casualmente, elegimos denominar "La condición Humana". El ciclo, se emitirá por www.radiokermes.com (FM 106.1), los domingos a partir de las 11, 30 de la mañana.
 
Vattimo, en sintonía con Lyotard, está convencido de que la modernidad ya haya hecho su tiempo y que, si el postmodernismo es la experiencia de un fin, lo es en primer lugar como experiencia del “fin de la historia”, es decir, de la concepción moderna de la historia como curso unitario y progresivo de eventos a la luz de la ecuación según la cual ‘nuevo’ es sinónimo de ‘mejor’: “la modernidad, en la hipótesis que propongo, se acaba cuando – por múltiples razones – ya no parece posible hablar de la historia como algo unitario” (“La sociedad transparente”).

Por Eduardo Luis Aguirre

El concepto de "liberación", consolidado al interior del pensamiento crítico latinoamericano a partir de la irrupción de la Teoría de la dependencia, allá por la década de los años 60, se nutre de experiencias y aportes revolucionarios experimentados en distintos lugares del mundo durante la segunda posguerra. Desde el legendario texto "Los condenados de la tierra", de Frantz Fanon (imagen), hasta la experiencia resultante del emerger de experiencias insurreccionales, el triunfo de la Revolución Cubana, la aparición del grupo de los No Alineados, el mayo francés y la toma de conciencia de la gravitación decisiva del imperialismo en los procesos de "subdesarrollo" de los pueblos del Tercer Mundo, entre otros sucesos influyentes en la conciencia colectiva de los pueblos, comienza una disputa teórica todavía no saldada, para dotar de sentido la nueva categoría filosófico política de la "liberación"