Por Eduardo Luis Aguirre



Paul Preciado produce una sensación paralizante. Por momentos, asfixia. Se obstina en construir una realidad paralela, y en ese trance colecciona una multitud incomparable de enemigos.

Por Eduardo Luis Aguirre

No puedo evitar destacar la caracterización del psicoanalista. Llama progresista a una militante que se debatió durante décadas enteras y en inferioridad de condiciones en materia de Derechos Humanos. Una mujer que, de conocerla, jamás podría ser confundida con el progresismo ramplón citadino.

Por Eduardo Luis Aguirre

Desde el paterfamilias en la antigua Roma hasta las heterogeneidades de las nuevas familias de occidente, esos grupos no dejan de exhibir el poder de las pulsiones que, como en toda institución, las habitan. Esas tensiones admiten las más diversas direccionalidades y están atravesadas por cuestiones de clase que se expresan impugnando antiguos formatos, intentando revalidarlos o dejar al descubierto las mutaciones de ciertos roles al interior de las mismas.

Por Lidia Ferrari (*)


 

"El crédulo imaginario.
El “ya lo sé, pero aún así...” de Mannoni pone en relación la creencia y la Verleugnung. Hay una creencia imaginaria que se sostiene porque hay los “adultos”, esos seres que saben y engañan y los “niños” que son los que creen, los no iniciados, los que no han sufrido la experiencia de la constatación de la realidad.

 

Por Eduardo Luis Aguirre

 

 

 

Los procesos de cambio social han sido mucho más conflictivos de lo que postulan las tesis consensualistas a lo largo de la historia. Esas transformaciones, que nos fueron enseñadas como el tránsito de una era a la otra, de manera lineal e incomprensible, dejaron de lado en el análisis varias cuestiones fundamentales para un análisis objetivo de los cambios sociales.

Por Ignacio Castro Rey

Asistimos al ataque inusitado a unas libertades individuales que siempre han partido de la «libertad natural» (Thoreau), de una escucha a la patología y las inclinaciones natales sin las cuales no somos nada.

Por Eduardo Luis Aguirre

 

Las derechas comprendieron en la década pasada que en la Argentina se abría en una posibilidad concreta e inédita ganar las elecciones nacionales, percepción que se fue afirmando durante el transcurso de los años de administración kirchnerista.

Por Eduardo Luis Aguirre

 

 

 

Spezia. Norte de Italia. Vísperas de las elecciones generales que terminarían consagrando a la ultraliberal Georgia Meloni. Necesitábamos compulsar opiniones de votantes que quizás pudieran emular las lógicas acaso prejuiciosas que traíamos de la Argentina.