Eduardo Luis Aguirre dialogó con el flósofo Diego Tatián en la edición habitual de los días jueves de "La condición humana", el programa que se emite por la Radio Pública.

Por Eduardo Luis Aguirre
Hace algunos años, el presidente neoliberal que se abatió sobre nuestro país antes que el Covid rubricaba su perversa ignorancia asegurando que la Argentina desciende de los barcos, el macabro latiguillo que intencionadamente encubre el genocidio de un desierto poblado y el dato objetivo de que, aun así, masacre de por medio, más del 55% de los argentinos tiene en la actualidad sangre indígena.

Eduardo Luis Aguirre evocó en la edición semanal de "La condición humana" al pensador Trivo Indjic.

Su trayectoria, su obra, su pensamiento. La radicalización de la paz, de la justicia y de la ética. Las marcas de la guerra. Su decir, su capacidad para poner en diálogo tradiciones, lenguajes e historias paralelas. Sus reflexiones sobre la historiografía. La reivindicación de la verdad y los DDHH. Las analogías entre España y los Balcanes. La mirada y la palabra de un personaje enorme, a un año de su desaparición física.

Para escuchar el programa completo, click aquí

Por Eduardo Luis Aguirre

Duelo, reflexión, constatación, corporalidad, certeza, llanto, sosiego, resignación, promesas de reencuentro en un más allá que admite diferentes traducciones. Los ritos mediante los que los seres humanos despidieron a sus muertos siempre tuvieron distintas motivaciones y sentidos a lo largo de la historia. La pandemia nos ha privado también de la intensa intimidad de las exequias, de la ceremonia irrepetible y necesariamente desgarradora del adiós.

Eduardo Luis Aguirre analizó en "La condición humana" la vida y la obra de Jean Paul Sartre, uno de los existencialistas más importantess del siglo XX.

El pensador, el escritor, el filosofo, el dramaturgo y el militante. "El racismo y la cuestión judía", en clave de Nuestra América. El Tribunal Russel-Sartre y la condena a EEUU por sus crímenes masivos en Viet Nam. El rol de los intelectuales en los países centrales y en las naciones excéntricas. El ocaso y "La ceremonia del adiós". Las contradicciones y  la disputa. Legado y traducción política. La importancia de las palabras.

Para escuchar el programa completo, CLICK AQUÍ

Por Eduardo Luis Aguirre

Si bien el concepto de Realpolitik fue acuñado originalmente a mediados del siglo XIX por el periodista y activista alemán Ludwig von Rochau en su libro “Foundations of Realpolitik”, la utilización que del mismo se hace actualmente merece algunas consideraciones. La primera es anticipar que el propio von Rochau aclaraba en medio de los milenarios debates entre idealismo y realismo que “para tener éxito, el hombre de Estado debía entender las circunstancias históricas en que estaba operando y las condiciones de la modernidad en una era de un rápido desarrollo económico, político e intelectual”.

En “La condición humana”, Eduardo Luis Aguirre analizó la vida y la obra de Baruch Spinoza.

En 1665, Baruch Spinoza, el pensador excomulgado, comenzó a escribir su Tratado Teológico Político en una Holanda convulsionada, una obra que quedaría inconclusa por su muerte acaecida en 1670, justo cuando desarrollaba el tramo dedicado a la democracia. Spinoza implica un clivaje indescifrable en la filosofía mundial. Antonio Negri, en La anomalía salvaje, ve en él un materialismo radical y un novedoso colectivismo político. Alemán recuerda en aquella misma intervención  la mención que del marrano hizo Juan Domingo Perón en su exposición durante el recordado Congreso de Filosofía celebrado en Mendoza, en 1949.

Lo cierto es que, casi 400 años después, el decir partisano de Spinoza nos sorprende en boca de militantes de izquierda, en los argumentos de jóvenes activistas sociales, en la voz de quienes plantean transformaciones más o menos radicales en la propia circularidad fatal del neoliberalismo. Spinoza ha vuelto. Quizás porque su pensamiento indócil, subversivo para Negri, cobra centralidad “en cuanto fílosofía de la resistencia; física de la resistencia al poder, que no es sino "superstición, organización del miedo".

Para escuchar el programa completo, CLICK AQUÍ

 

Por Eduardo Luis Aguirre y Liliana Ottaviano

Nuestra concepción occidental del tiempo se aproxima demasiado a una ficción aporética. La historia no consiste, como lo hemos aprendido, en un tránsito lineal entre un pasado que nunca pudimos conocer en su verdadera dimensión, un futuro que tensa los esfuerzos de pensadores y gurúes que exhiben una audacia que asombra y un presente cuyas vertiginosas singularidades y coordenadas tampoco podemos auscultar medianamente. El mundo ha pasado a ser más pequeño, pero a su vez también muchísimo más complejo.