Por Eduardo Luis Aguirre

El reciente discurso de Vladimir Putin en la conferencia de Davos no ha tenido ni por asomo la repercusión que semejante pieza de anticipación política debería haber concitado.Esa intervención deja en claro que el gigante euroasiático es la primera potencia que se atreve a conjeturar la complejidad de un mundo postpandémico. Por el contrario, ni Donald Trump ni los demócratas pudieron liderar la imaginación de un nuevo orden, y China ha preferido guardar silencio sobre el particular, al menos hasta ahora.

Por Eduardo Luis Aguirre

Como en el caso de Ruanda, Netflix reaviva las polémicas históricas existentes acerca de los juicios llevados a cabo después de la IIGM contra los “responsables” japoneses de diversos crímenes cometidos antes y durante el conflicto bélico. Veintiocho jerarcas, con la sugestiva ausencia del emperador Hiroito, enfrentan los procesos de Tokio realizados después de la guerra (“Tokyo Trial”).

Por Eduardo Luis Aguirre

En la edición del último domingo de Página 12, el politólogo Atilio Borón alertaba sobre la composición ideológica y la biografía política de algunos de los funcionarios que acompañarán al veterano presidente que accede a la Casa Blanca una vez superada la "pesadilla" y el “peligro” que significaba Donald Trump. En uno de los párrafos de su artículo "Joe Biden en la Casa Blanca: ninguna ilusión”, Borón hacía referencia al protagonismo que en las embestidas de la derecha ucraniana -que se dieron en 2014 en el Maidán y que culminaron con el derrocamiento del entonces presidente Víctor Yanukóvich- había asumido la designada Subsecretaria de Asuntos Políticos del Departamento de Estado Victoria Nuland.

Por Eduardo Luis Aguirre



El neoliberalismo ha demostrado que es mucho más que un sistema político o económico. De hecho, una buena parte de sus disputas no se dirimen en estos territorios sino que avanzan sobre la cultura, la ética y el sentido. Hay un objetivo global que es la captura de las almas, según lo enunciaba Margaret Thatcher, y que podemos caracterizar más propiamente como la colonización de las subjetividades. Este nuevo formato de ejercicio del poder mundial ha acontecido en el marco de un sistema circular en el que no ha resultado hasta ahora posible encontrar alternativas institucionales por fuera del propio neoliberalismo.

 

Por Eduardo Luis Aguirre

Comparto con nuestros lectores una entrevista que les compañeres de Radio Kermés me hicieron anoche, en tiempo real, mientras se sucedían los acontecimientos en Estados Unidos. Por lo tanto, respeto el título, la imagen elegida y la literalidad del texto.

Eduardo Luis Aguirre y el último programa de Multitud de este singular año 2020. Para este epílogo decidimos darle nuevamente voz a nuestros invitados. Durante una hora recreamos algunas de las principales entrevistas realizadas a lo largo de 365 días. Pasaron así, por este programa especial, personalidades tales como Jorge Alemán y su recordado análisis sobre las derechas y las ultraderechas. Raúl Zaffaroni y lo que dejó al desnudo la pandemia: los crímenes del neoliberalismo y algo que comienza a inquietar a quienes defienden al establishment. Lidia Ferrari y el análisis de la construcción mundial de "certezas delirantes". Daniel Feierstein, la pandemia y algunos significantes que inquietan: negación, negacionismo y proyección. Juan José Bautista, la filosofía de la liberación, la derecha boliviana y el apoyo de sus aliados internacionales. Diego Mauro, analizando la interrelación entre religión y pandemia. El periodista ruso Víctor Ternovsky y su análisis sobre la apología de colaboracionistas nazis en Lituania. Un programa de cierre que condensa en una hora un recorrido anual que nos llena de satisfacción. Una ratificación de la consolidación de Multitud a nivel nacional e internacional como uno de los espacios radiales más respetados a la hora de analizar los principales hechos que atraviesan la realidad mundial. 

Para escuchar el programa completo CLICK AQUÍ

Por Eduardo Luis Aguirre

 En las tumultuosas jornadas de Ecuador una multitud tomó las calles de las principales ciudades del país. Aparecía un nuevo sujeto social, novedoso y heterogéneo cuestionando airadamente las políticas de tierra arrasada del neoliberalismo en el poder.  Los grandes medios internacionales acotaron la motivación del malestar colectivo a la decisión adoptada por el gobierno de Lenin Moreno respecto de la quita de los subsidios al combustible. Esa decisión fue prontamente dejada sin efecto por el gobierno ecuatoriano, pese a lo cual el descontento persiste y la conflictividad callejera derivó hacia un plano de inestable y precario equilibrio.

Por Boaventura de Sousa Santos (*)

Como su propio nombre indica, Ecuador está situado geográficamente en el centro del mundo. Todo lleva a creer que el neoliberalismo ha decidido llevar a cabo su agenda de fin del mundo en este país. Como es sabido, el neoliberalismo es la versión más antisocial del capitalismo global porque está estrictamente vinculada a los intereses del capital financiero. No reconoce otra libertad que la libertad económica, por lo que le resulta fácil sacrificar todas las demás.