Por Eduardo Luis Aguirre

 

 

Las autoridades de Kosovo han llevado a un punto sensible de tensión su relación con Serbia. La excusa para profundizar sus diferencias con Belgrado radica en la decisión kosovar de obligar unilateralmente a los serbios que viven en ese territorio a utilizar en sus vehículos placas y documentos que serán proveídos por el gobierno de Prístina. Las cadenas mundiales daban cuenta de esporádicos disparos y heridos entre la población serbia, mientras que sonaban las alarmas frente al recrudecimiento del conflicto.

Por Eduardo Luis Aguirre

 

 

 

Los multitudinarios sucesos callejeros del denominado Mayo francés y el revulsivo de la Primavera de Praga fueron dos de los hechos que fortalecieron entre los jóvenes de los países dependientes la idea de que la revolución había comenzado en el mundo y estaba a la vuelta de la esquina. La conjunción de obreros y estudiantes en ambos países, más otros sucesos tales como la independencia de Argelia y el triunfo del pueblo vietnamita contra la primera potencia militar sugerían una suerte de determinismo teleológico en virtud del cual los cambios revolucionarios deberían suscitarse de manera inexorable y cercana en el tiempo.

Por Lidia Ferrari (*)

 

 



La experiencia de estos últimos días en Italia refuerza la idea comentada que Draghi, ex presidente de la Banca Europea y financista de Goldman Sachs, no tiene dotes políticas sino de mando. Draghi fue Premier luego de un golpe de palacio que hizo destituir a Giuseppe Conte, capo del M5S. Su gobierno de 17 meses mostró que se trata de una restauración de derechas. Draghi, como súbdito de Biden, continúa el proyecto estadounidense de humillar a Europa.

Por Eduardo Luis Aguirre

 




Uno de los significantes que más incógnitas depara en nuestra época es, paradójicamente, la categoría de izquierda política. La derrota que las expresiones institucionales del marxismo clásico sufrieron a fines del siglo pasado, la deriva de las estrategias y de la fisonomía de las ideas de izquierda y el eufemístico fin de las ideología, confirmaban la imposición unánime del capitalismo neoliberal como nuevo y único bloque capaz de disciplinar al mundo sobreviniente a partir del Consenso de Washington.

Por Eduardo Luis Aguirre

 


Acuciado por una multiplicidad de problemas, externos e internos, el descafeinado socialismo español que conduce el Presidente del Gobierno Pedro Sánchez ha ido asumiendo medidas que lo reconcilian con sus tradiciones ideológicas, para regocijo de sus aliados de Unidas-Podemos y las evocaciones oportunistas (un verdadero golpe bajo) del Partido Popular y la anomalía política que encarna VOX desde la ultraderecha, ambos sin respuestas políticas frente a los anuncios.

Por Manuel Monereo (*)

 

 

"Este 'momento unipolar' tuvo una consecuencia perfectamente lógica y predecible: predispuso más a EEUU al uso de la fuerza en el exterior. Eliminada la amenaza soviética, EEUU quedó con las manos libres para intervenir prácticamente en cualquier lugar y momento que considerara oportuno", Robert Kagan (2003)


Una gran potencia es hegemónica cuando consigue -por los medios que sea- que sus aliados compartan, hagan suyos sus objetivos estratégicos, sus definiciones geopolíticas y sus líneas básicas político militares.

Por Eduardo Luis Aguirre

 

 

 

En las elecciones andaluzas del domingo pasado arrasó el Partido Popular. Como contrapartida, el socialismo de Pedro Sánchez perdió por casi 20 puntos obteniendo uno de sus resultados históricos más pobres. Andalucía fue durante mucho tiempo un bastión del PSOE. La derecha conmocionó esa regularidad y ganó esta vez con mayoría absoluta.

Por Eduardo Luis Aguirre

Hace tiempo que el gaullismo tradicional y el socialismo venían languideciendo sin solución de continuidad. Extrañamente, la izquierda histórica había llegado al Elíseo hace poco más de una década. Los cambios, la permanente volatilidad política francesa se transformaron en una constante de última generación que no parece remitir. El propio Macron es un emergente de ese nuevo clima de época.