"La izquierda europea no logra vincularse con la dramática realidad de lo material"
En la edición habitual de Multitud, Eduardo Luis Aguirre dialogó con el filósofo y pensador español Ignacio Castro Rey. La realidad política europea. Las izquierdas. La tragedia de Gaza y la Guerra en Ucrania. Se emitió por Radio Kermés FM 106.1, a la hora 12.

Por Eduardo Luis Aguirre



Me causa una entrañable y cálida nostalgia la lectura solitaria de aquellos teóricos magníficos de la denominada “izquierda nacional” que abundaban en los años sesenta y setenta, cuyos libros nos despertaban las pasiones más alegres y nos iluminaban respecto de las contradicciones fundamentales de un país semicolonial.

Por Ignacio Castro Rey

Cogido desde hace días entre varios fuegos que se turnan en la rabia, Rubiales nunca fue un ejemplo. Tampoco su comportamiento en Sidney, él mismo lo ha reconocido ampliamente, fue ejemplar. Sin embargo, la jauría que pide ver rodar su cabeza es lo que da más miedo.

Por Lidia Ferrari (*)

Ghilarza está triste porque te ha olvidado, Antonio. Y no lo sabe. Casi le pregunto a unos ruidosos jóvenes de tu ciudad si te recordaban. No lo hice. No quise escuchar la respuesta de que no podían recordar lo que nunca habían conocido.

Por Eduardo Luis Aguirre

Raúl Scalabrini Ortiz es uno de los intelectuales más notables de los que puede jactarse esta nación. Tuvo la sutileza de la pluma y la puntería letal del pensador. Como en casi todos los casos, resultó injustamente subalternizado, diría que casi ignorado.

Por Eduardo Luis Aguirre


Este presente bochornoso de las usinas encuestadoras nos releva en principio de explicar por qué no creemos en los pronósticos previos a una elección.

Por Marcelo Barros (*)

Si he de creer en los datos oficiales, el votante promedio del Sr. Milei no responde al perfil de Micky Vainilla. Si bien su electorado es variopinto, hay un predominio de jóvenes y de pobres.

Comienza el dictado de los cursos de “Derecho a Réplica” a cargo del Dr. Eduardo Luis Aguirre.
Quisieron los pliegues de la ardua historia argentina que la primera de esas experiencias académicas se llame, justamente “Algo va mal”, después de varios meses de preparación.