Desde hace muchos años crece la preocupación respecto de la forma en que se enseñan los Derechos Humanos en la escuelas de derecho argentinas. En líneas generales, prevalece allí un formato de enseñanza desagregado del resto de las asignaturas que integran la carrera de abogacía.

"El silencio de los intelectuales se llama traición al país. En un país colonizado la labor del escritor es militancia política" (Juan José Hernández Arregui).

Por Eduardo Luis Aguirre

Hay un axioma básico, que debería ser explicado a los estudiantes de abogacía en las primeras oportunidades en que asisten a clase: el derecho es política.
Y luego, debería explicárseles también, aunque con mayor detalle, que el derecho no es neutral, que su función es reproducir las jerarquías sociales y naturalizar las relaciones de producción y explotación de una sociedad, y que por eso mismo es selectivo, clasista, patriarcal y conservador.

Por Nora Merlin*

 “Nuestro porvenir de mercados comunes encontrará su balanza en una extensión cada vez más dura de los procesos de segregación, denunciando así que la particularidad tendería a restituirse en el seno de lo universal bajo la forma de la segregación y de las segregaciones múltiples”.
                                                                             Lacan 1967

Por Belén Castellanos Rodríguez (*)
 
 
Presentación 
Después de proyectar montones de estructuras, de comienzos e incluso de contenidos diferentes, para la realización de este ensayo, al final, he decidido ponerme una vez más delante del texto de Heidegger, Tiempo y Ser, e ir comentándolo al hilo de la lectura.
 

            Por Eduardo Luis  Aguirre    

            Introducción.
La noción de castigo se ha tornado polisémica en el tercer milenio. Si bien es posible establecer analogías conceptuales en las lógicas legitimantes que respecto del mismo se acuñan desde la más remota antigüedad, nunca como ahora el castigo ha derivado en un fetiche disciplinar aceptado en claves diversas,  que en todos los casos cancelan cualquier tipo de cuestionamiento a una práctica violenta a la que se introyecta en la sociedad globalizada como una categoría con ontología propia y se la reivindica como necesaria y útil.
Por Martín Lozada (*)
 
Apenas recordado resulta el discurso inaugural con el cual Jean Paul Sartre dio la bienvenida al International War Crimes Tribunal, luego conocido como Tribunal Bertrand Russell. Aquél estaba llamado a pronunciarse en relación a las acusaciones efectuadas en contra de losEstados Unidos, Corea del Sur, Nueva Zelandia y Australia, en cuanto a su comisión de crímenes de guerra en el conflicto de Vietnam.
Por Nora Merlín  (*) 

Artistas, intelectuales, juristas, escritores y dirigentes políticos de varios países preparan un libro contra el golpe en Brasil, en apoyo a Dilma Rousseff. La psicoanalista argentina Nora Merlín participa del proyecto con un capítulo que detalla cómo operan los medios masivos sobre las subjetividades. Aquí, un fragmento de ese texto.