Señales y riesgos de la política exterior argentina
En su programa radial Multitud, Eduardo Luis Aguirre conversó con el analista y escritor Germán Palkowski. La política exterior argentina y en un mundo volátil.

Por Eduardo Luis Aguirre

Una lógica caracteriza a la política internacional. Su desdén por los pronósticos, augurios y conjeturas. Esa forma infranqueable de concebir el mundo se vuelve más categórica mientras más se aceleran los cambios de un mundo atravesado por la volatilidad. Los cambios, como siempre, se producen como consecuencia de los conflictos. Esa conflictividad global se expresa con la evidencia de una multiplicidad de guerras de diverso tipo, una fascistización progresiva de las relaciones internacionales y un retroceso sostenido de las democracias y la equidad, sin dejar de lado los procesos de policización que, con la fachada políticamente correcta de las intervenciones humanitarias ponen en vilo al planeta.

Por Lidia Ferrrari



En un artículo del NyTimes de 2004 el periodista Suskind publicó un artículo en el que revela una conversación que tuvo con un asesor de Bush, que lo había atacado por una nota que había publicado. Este asesor lo acusaba de pertenecer a una “comunidad que se basaba en la realidad” (the reality-based community) cuando, en cambio, le dice el asesor de Bush: “El mundo ya no funciona realmente así. Ahora somos un imperio y cuando actuamos, creamos nuestra propia realidad.

✨????Les deseamos lo mejor a todas y todos. Esperamos acertar con el sesgo neutro de un saludo que no hace más que expresar un clima de época.

Por Ignacio Castro Rey

Anatomía de una caída es una película impecable que conviene ver. Thriller sobre nuestras intimidades acosadas, está fabricada casi al detalle y mantiene la atención durante sus más de dos horas. Obviamente ambiciosa, es consciente de su nivel. Así se le debe juzgar. No habría por qué juzgar nada, lo propio sería dejarse llevar. Pero como uno sufrió, y al final no acaba encantado, lo justo es explicar esa incomodidad.

Por Eduardo Luis Aguirre

 

Como en el emblemático 17 de octubre de 1945, como en la socialdemocracia de la II posguerra, como en los albores de la revolución cubana, como el ambiente único que se vivía después de la caída de Saigón, como en las revueltas polisémicas de París y Praga, como en cada una de las cruzadas contra el colonialismo. El campo popular se ve compelido ahora a reconstruir una idea de futuro más justo, una nueva forma de habitar los espacios comunes, una revalorización del nosotros que supere la barbarie de un hombre-individuo que nunca existió. Se trata organizarse para intentar una nueva utopía histórica.

Por Diego Tatián (*)

Toni Negri murió hoy en París. Pocos libros de un filósofo sobre otro han dejado una marca tan honda y perdurable como “La anomalía salvaje”, que escribió durante su reclusión en la cárcel de Rebibbia. Sin tiempo para denostaciones o lamentos, simplemente ocupó los años de prisión en escribir un libro revolucionario que desde hace cuarenta años está en el centro de los debates spinozistas.

Por Eduardo Luis Aguirre

Llegaron las políticas de shock. El “capitalismo de desastre” según la recordada caracterización de Naomi Klein. Hay que recordar que esta catástrofe pudo haber ocurrido antes, cuando al gobierno de Macri los sectores más radicales y regresivos de la sociedad le endilgaban su debilidad gradualista. El macrismo parece haber tomado debida nota. Mismos rostros, misma política, utilizando ahora el dogmatismo delirante del único sectario local que predica el anarcocapitalismo para ensayar una nueva puesta en marcha del saqueo. Esa relación extraña, aunque apocalíptica del palacio, es difícil de desentrañar todavía en medio del vendaval de presiones ejercido por las corporaciones que desde el primer día establecieron una cabecera de playa en el gobierno argentino.