Derecho a Réplica, de interés municipal
Por Eduardo Luis Aguirre
Queríamos compartirlo con nuestros seguidores. No como un reflejo inmediato con aire de primicia, sino como una referencia descriptiva que maduró con el correr de los días. Derecho a Réplica nació hace casi dos décadas. Alrededor de dieciocho años, para intentar ser un poco más precisos. Era la época del blogspot. Los tiempos en los que este medio respondía a un sesgo artesanal y casi exclusivamente jurídico. Con el transcurso de los años y su potencialidad transformadora, el portal cambió su fisonomía y se fue completando con análisis sociológicos, internacionales, filosóficos y esencialmente políticos. No es fácil sostener un medio así durante tanto tiempo. Como dice la canción, ni él es el mismo ni uno es igual, como cantan Los Olimareños en "Este es mi pueblo". Lo que síempre tuvimos claro es que nuestro objetivo era concitar a la lectura y exigirnos en el detalle de las publicaciones, en un ida y vuelta...

Por Lidia Ferrari

 

 

Hay que dinamitar casi todo”, dice suelto de cuerpo un dinamitador serial que en cuatro años no logró dinamitar todo en Argentina, pero casi. El Poder que siempre pretende extraer toda riqueza para sí, está representado por estos fantoches que, sin pudor, con poder e impunidad dicen lo que deberían, al menos, disfrazar.

Por Eduardo Luis Aguirre

 

 

 

Por Eduardo Luis Aguirre

 

 



La visita de Laura Richardson (Jefa del Comando Sur) y Wendy Sherman (segunda del Departamento de Estado norteamericano) a la Argentina no puede explicarse apelando a las generalizaciones o eufemismos que habitualmente se emplean en el mundo disciplinar de las relaciones internacionales.

Por Eduardo Luis Aguirre




La sucesión de elecciones provinciales anticipadas será un termómetro, sugiere el portal Cenital. Iván Schargrodsky (uno de los mejores) y los suyos prefieren pisar tierra firme y se aferran a esa conjetura. No es para menos. Nadie confiaría, hoy, en una medición cuantitativa en el Alto Valle, por ejemplo. 

"Una cosa se llama necesaria o por razón de su esencia o por razón de la causa. En efecto, la existencia de una cosa se sigue necesariamente o bien de su misma esencia y definición o bien de una causa eficiente dada. Y por estas razones se dice también que una cosa es imposible, a saber, o bien porque su esencia o definición implica contradicción, o bien porque no se da ninguna causa externa que esté determinada a producir tal cosa", dice Spinoza en su Ética. Ahora bien ¿quién está en condiciones de delimitar la inexistencia efectiva de una causa externa? ¿La pasión? ¿el deseo? ¿la fe? ¿la razón? ¿el ardiente compromiso cotidiano con el otro? ¿la rebeldía inclaudicable contra lo que consideramos insoportablemente injusto? ¿la obstinación del lenguaje como herramienta clásica de lucha política? ¿el animarnos a pensar por fuera de los bordes de lo que alguna vez aprendimos, memorizando y repitiendo, sin que medie ninguna vocación insurrecta en esa rutina platónicamente cavernaria? ¿O será que la existencia y la inexistencia, como dos extremos tensos de lo externo pueden capitular frente a lo unitario y a veces claudican frente a la voluntad y lo común? Y que ese quiebre se fortalece con la generosidad del sentimiento y el descubimiento de un sentido emancipador. Con el reconocimiento de lo compartido. Con la síntesis emotiva y conjunta de lo utópico. La gratitud es una síntesis, no sé si exacta y total, de una entrega que nos releva de la centralidad y nos conduce a acercarnos a lo singularmente irrepetible de los otros. La gratitud es nada más y nada menos que convertir un sentimiento en acción. Lo hago, como puedo, a través de la palabra, que siempre habrá de trascendernos y convocarnos en la condición austera, contingente y profundamente humana de lo próximo.


















Por Eduardo Luis Aguirre

 

 

Desde que estalló la guerra entre la OTAN y Rusia albergo una creciente intuición que, a esta altura, se cristaliza paulatina y sostenidamente en sus rasgos intrigantes.

Por Eduardo Luis Aguirre

 

El empleo, en las sociedades modernas, es un articulador decisivo de la vida cotidiana. Aunque nos seduzcan los debates sobre las tendencias recientes acerca de los beneficios de trabajar menos días a la semana, o la amenaza de la robotización y la IA, el riesgo de estar desempleado o de perder el trabajo sume a millones de personas en una sensación de caída, de irreversible vacío que si algo no tiene es solución.