"Con sus diferencias, la Antártida y Malvinas interpelan a la Argentina"
Eduardo Luis Aguirre y un diálogo conceptual con el docente de la UNLPam Gustavo Pérez  en "Multitud" sobre el posible descubrimiento ruso de un enorme yacimiento de hidrocarburos en la Antártida. Geopolítica del cuarto continente. Implicancias y conjeturas. Las prescripciones del Tratado Antártico y las pulsiones de las potencias que formulan reclamos en la región. Diferencias y similitudes con la cuestión Malvinas.

Por Ignacio Castro Rey (*)



La velocidad y el movimiento se han convertido en el conservadurismo perfecto. La interactividad usa la dialécticaentreaislamiento real (estrellas) y conexión virtual (barras) que sigue a la higiene angloamericana que dirige al mundo occidental desde la Segunda Guerra.

Por Eduardo Luis Aguirre

El Partido Popular espera dar mañana el golpe de gracia y desalojar al socialista Pedro Sánchez del gobierno español.

Eduardo Luis Aguirre y un análisis sobre la reciente reunión entre la CELAC y la UE. La cuestión Malvinas y las disputas por el desarrollo energético que llegó para quedarse.

Por Diego Tatián

En “Ética Eudemia” 1240a-b Aristóteles dice algo muy extraño y muy bello al desarrollar la idea de “amistad consigo mismo” (una de las ideas más importantes de su arte de vivir, irreductible a cualquier narcisismo y más bien lo contrario): quien es su propio amigo, escribe, desea morir consigo.

Por Eduardo Luis Aguirre

“El progresismo de mi época –dice uno- era el orégano que se le ponía a una pizza, pero no era la pizza” (1).

Por Lidia Ferrari (*)

¿Cómo concebir que no se desprecie algo que en la propia cultura ha sido valorado como inferior o despreciable? El encuentro con la confidencia esclarecedora de Masotta que es ‘Roberto Arlt, yo mismo’ podría resultar un pasaje iluminante para pensar ciertos rasgos de lo argentino.

Por Ignacio Castro Rey

                                  ¿A qué tanto temor a la derecha extrema?Xenogenia, se dijo en su momento: inventar un enemigo, darle forma sin cesar. Cortinas de humo, monstruos del pantano que recompone una y otra vez el maquillaje de los guapos correctos que nos lideran. Los neonazis no pueden llegar porque sus hermanos ya están aquí, ocupando el centro, aunque travestidos de radicales minoritarios.