El Tío (y Chejov)
Por Eduardo Luis Aguirre
 
El Tío la tiene clara. Fue un articulador simbólico y un conductor vigente de una familia singular en tiempos desoladores. Conoce de las luchas, de las victorias y también de las derrotas más intensas. Fue capaz de entregar de sí lo mejor para mantener en unidad esa diversidad donde conviven desde un mozo y una nodriza hasta un terrateniente arruinado y su propia madre. Reconoce al pie de la letra los laberintos recorridos por esa comunidad estragada por vicisitudes difícilmente reversibles, entre las que no faltan los vicios, los errores y las elecciones que no parecen guardar relación con la profundidad del drama común.

Por Eduardo Luis Aguirre

Cualquiera sea el resultado final de las elecciones peruanas, la realidad objetiva no nos releva del deber de pensar cómo una candidata como Keiko Fujimori pudo haber obtenido semejante apoyo popular.

Por Eduardo Luis Aguirre

Transcurren horas decisivas en el país hermano. El balotaje trasciende largamente el acontecimiento electoral. El fujimorismo juega su última carta para asegurar la continuidad de una herencia macabra. Para garantizar la impunidad de violaciones escandalosas a los derechos humanos, continuar en una senda opaca de corrupción institucional y custodiar los intereses del capital financiero y de su aristocracia, la clase dominante limeña que ha cercado históricamente la Casa de Pizarro.

Por Ignacio Castro Rey

Conmueve la perplejidad progresista ante los abrumadores resultados madrileños, pero este asombro depresivo proviene en parte de un narcisismo cuyas gafas ahumadas impiden ver lo que es obvio. No solo en Madrid, la gente está harta, muy cansada y queriendo volver a vivir.

Por Lidia Ferrari desde Treviso, Italia
Vi un programa político, el único que se puede ver en la televisión italiana: Accordi & Disaccordi. Creo que el perfil centro-izquierda tiene mucho público en Italia, lo que no tiene son programas para ver. Después de la cuarta entrada mostrando las incongruencias de Salvini, y escuchar la crítica de los periodistas a sus desatinos y salvajadas, no pude seguir viéndolo.

Eduardo Luis Aguirre analizó en “Multitud” la importancia de la Marcha del Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir.
Las cosas parecen estar cambiando. Una larga marcha de mujeres de pueblos originarios puso pie en la acartonada ciudad portuaria Las “extrañas” mujeres que provenían de un subsuelo ignorado decidieron ir allí, al corazón mismo del salvajismo unitario histórico, para llevar a cabo la Marcha del Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir.

Por Eduardo Luis Aguirre
Debo admitir que durante mis años jóvenes fui muy frugal (una única palabra que tomo prestada de Franco "Bifo" Berardi) al momento de imaginar y pensar mi propia vejez. No obstante, recuerdo algunos momentos donde mi ser ocasionalmente (muy ocasionalmente) resplandeció y pude pensar en algo tan particular como la distancia, que no otra cosa es el transcurso del tiempo.

Por Eduardo Luis Aguirre
Quiero aclarar que en este caso me propongo únicamente dar cuenta de algunos datos objetivos de la realidad de cara a la pandemia, intentando que afloren la reflexión, las diferencias y las similitudes entre algunos escenarios internacionales y civilizatorios. Para ello me he valido de algunas lecturas comparativas y de la provisoriedad siempre inquietante de nuestros saberes previos.