El gobierno argentino abortó la instalación de una base militar del Comando Sur de Estados Unidos en la provincia de Chaco. La Cancillería y el Ministerio de Defensa cancelaron el acuerdo que el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, había sellado con representantes diplomáticos y militares estadunidenses. El proyecto había sido presentado públicamente como un centro de ayuda humanitaria para hacer frente a catástrofes naturales o epidemias. El sitio elegido para su emplazamiento fue el aeropuerto de Resistencia, capital de la provincia. En su predio se construyeron dos edificios, financiados por el Comando Sur, que depende del Ministerio de Defensa de Estados Unidos. La inauguración estaba prevista para fines de mayo. Pero encontró el rechazo abierto de la población chaqueña, que suponía la instalación de una base militar encubierta, con el objetivo primordial de controlar recursos naturales estratégicos. La misma idea parece haber guiado la acción discreta y firme del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Jorge Capitanich es un aliado de la presidenta. Su disposición para complacer los intereses estratégicos de Estados Unidos acabó colisionando, sin embargo, con las posiciones de Argentina dentro del Mercado Común del Sur (Mercosur), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), bloques regionales que excluyen a Estados Unidos. Reprendido por el gobierno central, Capitanich tuvo que dar un giro de 180 grados. El pasado 22 de mayo, aclaró que las instalaciones en el aeropuerto de Resistencia servirán de sede permanente a la Defensa Civil. Ese mismo día envió a la Legislatura un proyecto para modificar la Ley de Defensa Civil de la provincia. En él se prohíbe expresamente la injerencia de cualquier Estado extranjero en caso de emergencias y catástrofes. “Esto obedece sin dudas a una directiva dada desde el gobierno central”, dice a Apro Elsa Bruzzone, asesora del Ministerio de Defensa de Argentina. “Fue un tirón de orejas a un funcionario que se ha excedido en sus atribuciones, ya que ningún gobernador puede firmar un convenio con el Comando Sur, cualquiera sea la índole del mismo.” Bruzzone explica que, además, “pendía sobre Capitanich un pedido de juicio político por parte de la Legislatura provincial”, que la reacción de todas las organizaciones sociales, culturales y políticas en la provincia fue enorme, y “hubo también mucha repercusión en los países de la Unasur y en el resto de los pueblos hermanos del Continente”, dijo. Curiosamente, los grandes medios nacionales casi no cubrieron el tema. Clarín y La Nación –los principales diarios del país– no pierden oportunidad de criticar aspectos de la gestión de este gobernador “kirchnerista”. Han explotado las desventuras de Capitanich con su exmujer, la exministra de Salud provincial, Sandra Mendoza. La disputa conyugal tuvo por escenario varias veces el espacio de la gestión pública. En el caso del “centro de ayuda humanitaria”, sin embargo, los grandes medios guardaron silencio. El diario Tiempo Argentino consultó sobre la decisión del gobierno a Gabriel Fuks, titular de Cascos Blancos de la Cancillería, según una nota que publicó el pasado 27 de mayo. “El principio consiste en evitar, bajo el paraguas de las urgencias humanitarias, la injerencia de potencias militares extranjeras”, sostuvo Fuks. “Con la imagen humanitaria muchas veces se enmascaran políticas de intervención”, dijo. “No es algo nuevo. Se suele usar lo humanitario, como Caballo de Troya, para establecer otra relación.” Previamente, el gobierno nacional había vetado el ingreso del equipo tecnológico, las computadoras, los radares y el sistema operativo para el funcionamiento de la base en Chaco. Hoy se discute la devolución de los 3 millones de dólares que el Comando Sur donó para las instalaciones. Agua “En los últimos años del siglo XX y los primeros del XXI, Estados Unidos incrementó las presiones sobre los gobiernos argentinos para que permitieran la instalación de una base descubierta en la provincia argentina de Misiones”, dice Elsa Bruzzone. “El lugar elegido era San Ignacio, que es uno de los puntos más importantes de carga y descarga del Acuífero Guaraní. Ésta es la cuarta reserva de agua subterránea del mundo, que comparten Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay”. Licenciada en historia, miembro del prestigioso Centro de Militares por la Democracia (Cemida), Bruzzone es autora del libro Las guerras del agua (2008). “Entonces los estadunidenses agitaban el fantasma de la presencia de células terroristas en la zona de la Triple Frontera –prosigue–, cuando todos los informes elaborados por el Departamento de Estado de Estados Unidos sobre el terrorismo en el mundo lo desmienten cada año”. Explica: “Como no lograron ese objetivo, reflotaron un convenio firmado en 2006 entre ambos gobiernos, para intentar entrar por la puerta de servicio.” El convenio bilateral se llama “Programa de Fortalecimiento del Sistema Provincial de Emergencias”. Fue impulsado por el Comando Sur y la embajada estadunidense y aprobado por el Ministerio del Interior, “como un aporte a los programas sociales del gobierno”. La estratégica ubicación de Chaco, y la receptividad de su gobernador, dieron alas al proyecto del Comando Sur. Ya en 2007, siendo candidato a la gobernación, Capitanich se reunió con el embajador de Estados Unidos, Earl Anthony Wayne, y le expresó que él “no compartía el sentímiento antinorteamericano de la población argentina”, según revelaron en 2011 cables de Wikileaks. En marzo de 2008, se llevó adelante en Resistencia una jornada de capacitación para el personal de Defensa Civil de la provincia. Fue impartida por consultores designados por la embajada de Estados Unidos. Se tocaron temas relacionados con la organización y el funcionamiento de un centro de emergencias. El embajador Wayne visitó la provincia el 13 de agosto de 2008, para presidir junto al gobernador “la ceremonia de cierre de un programa civil de capacitación para la prevención, mitigación y superación de desastres naturales”, según informó la página web de la embajada estadunidense en Argentina. “Defiendo una alianza estratégica (con Estados Unidos) y estoy dispuesto a luchar por esa idea”, le dijo Capitanich a una delegación de legisladores estadunidenses que visitó Chaco en septiembre de 2010, según refleja Chacoonline, portal del gobierno de la provincia. En diciembre de 2011, el gobernador recibió al coronel Edwin Passmore, máximo representante del Comando Sur en Argentina. Los antecedentes de Passmore no reflejan viículo alguno con la ayuda humanitaria. Participó en la invasión a Afganistán, fue asesor de inteligencia en Irak y terminó expulsado de Venezuela en 2008 por actividades de espionaje. Passmore era, además, el encargado de recibir, en el aeropuerto de Buenos Aires, el avión militar estadunidense que “intentó ingresar un cargamento no declarado de armas de guerra, equipos de comunicación encriptada, programas informáticos y drogas narcóticas y estupefacientes”, según informó el diario Página 12 el 13 de febrero pasado. El material supuestamente se usaría en una jornada de capacitación a la Policía Federal. Fue retenido durante meses por el gobierno argentino, lo que generó un incidente diplomático. La donación del “centro de ayuda humanitaria” despertó grandes sospechas entre la población de la provincia. El Comando Sur no es precisamente una organización solidaria sin fines de lucro. Como unidad militar, dependiente del Ministerio de Defensa estadunidense, enfoca su acción en el continente latinoamericano, con excepción de México. Por otra parte, existen numerosas organizaciones civiles, argentinas e internacionales, que se orientan hacia la acción social y humanitaria, y que en caso de necesidad podrían cooperar en en este tipo de tareas. Resistencia El pasado 2 de abril, día en que se conmemoraron 30 años de la guerra de Malvinas, y el 25 de mayo último, día en que Argentina festeja su primer gobierno patrio, Resistencia fue escenario de dos marchas multitudinarias. Los manifestantes transitaron los 10 kilómetros que separan la Casa de Gobierno del Aeropuerto. Cantaban consignas de rechazo al acuerdo del gobierno provincial con el Comando Sur de Estados Unidos. “No se trataba de una base militar, aunque los fondos para la construcción salieron del fondo de asistencia humanitaria del Comando Sur”, dijo el 27 de mayo Alfredo Forti, secretario de Relaciones Internacionales del Ministerio de Defensa, al periódico Tiempo Argentino. “Aunque el convenio no preveía presencia militar, podría haber dejado una puerta abierta para un tipo de capacitación”, señaló. Elsa Bruzzone se basa justamente en este punto para afirmar que la de Chaco iba a ser una base militar encubierta. “Las bases descubiertas operan a la luz del día –dice–. Las encubiertas se esconden detrás de estos centros de ayuda humanitaria o en instalaciones cercanas a algún aeropuerto”, explica. “Edifican una construcción que más o menos parece civil, pero que la pueden transformar en militar cuando se le requiera, porque tienen una pista que permite el aterrizaje de aviones de gran porte.” Según estudios del Cemida, en el aeropuerto de Resistencia pueden aterrizar aviones militares con cargas pesadas, como los C-130 Hércules, C-17 Globemaster III y C-5 Galaxy. “Dentro de los nuevos conceptos ‘flexibles’ del Pentágono sobre bases militares, hay un borde difuso en las actividades militares y civiles, lo que maximiza la confusión de la opinión pública”, escribió el politólogo Carlos Pereyra Mele, profesor de la Universidad de la Patagonia, en un texto difundido el 27 de marzo por Argenpress. En el caso de estas bases se presenta un “componente humanitario visible al público, estructurado sobre actividades que la sociedad visualiza como ‘justas’ y en su beneficio, de modo tal que pueda justificarse una interacción bilateral”, según explican Bruzzone y José Luis García en su artículo El Comando Sur en el Chaco, publicado el 28 de marzo también por Argenpress. “Pero hay, además, un componente no visible que se encuadra en los objetivos estratégicos afines a los intereses de Estados Unidos y muchas veces contrapuestos a los del país asistido, conducidos por un comando militar”, agrega. Es posible que al principio la base militar encubierta opere sin personal militar. Pero una estructura de este tipo puede transformarse rápidamente en una instalación castrense formidable y muy difícil de eliminar. Cuando ha sido alcanzada cierta aceptación social y un nivel de organización aceptable –según explica el citado artículo de Bruzzone y García–, la base puede convertirse en un Centro de Seguridad Cooperativa (CSL), que coordina la lucha contra las drogas, con poca o nula presencia permanente de los estadunidenses; pero ante una supuesta “amenaza”, por parte de un “enemigo común”, el centro puede pasar a ser Base de Operaciones Principales (MOB), con fuerzas operativas permanentes; o bien Base de Operaciones de Avanzada (FOB), que además incluye fuerzas para operaciones especiales. Estados Unidos suele aprovechar estas bases para realizar operaciones militares encubiertas. Se vigilan y espían los sistemas de armas y fuerzas militares del país anfitrión, y sus vecinos. Se realizan acciones de infiltración, relevamiento, influencia y control sobre las fuerzas armadas y la población civil. Adicionalmente se monitorea y controla satelitalmente toda la región. –¿Qué reacciones ha habido frente al tema dentro del ejército argentino? –se le pregunta a la asesora del Ministerio de Defensa. –El ejército argentino ya no es el de la dictadura; no está formado en la hipótesis del enemigo interno. Hace unos años la fuerza elaboró el proyecto Ejército Argentino en el horizonte 2025, que en parte fue tomado por el ministerio de Defensa. “Argentina tiene como hipótesis de conflicto suceptibles de transformarse en hipótesis de guerra la defensa de sus recursos naturales.” dice Bruzzone. Pone como ejemplos el Acuífero Guaraní, los minerales e hdrocarburos. “Lo que ha quedado perfectamente explicitado es que la agresión va a venir de un enemigo extraregional, extracontinental, que esta fuera de la Unasur y la Celac”, sostiene. “No se les nombra, pero sabemos ciertamente que se están refiriendo a Estados Unidos y a la OTAN.” Emergentes El liderazgo de Brasil en el subcontinente preocupa a Estados Unidos. La frustrada base en Chaco hubiera contribuido al cerrojo que ya sufre el gigante sudamericano. El país está rodeado por más de 20 bases de Estados Unidos, instaladas con el pretexto de la lucha contra el narcotráfico. Una vez más, para Bruzzone lo que está en juego es el control de recursos naturales estratégicos. “La Amazonia, que es el mayor pulmón del planeta, tiene el 25% de las reservas mundiales de agua dulce, la mayor fuente de biodiversidad, y no olvidemos que el 80% de los medicamentos que se producen en el mundo están elaborados en base a plantas de los bosques y las selvas”, sostiene Entre los minerales estratégicos cita el neobio, el titanio o el tugsteno, que se utiliza en la tecnología aeroespacial y en la industria militar. Hay también grandes riquezas hidrocarburíferas. “Estados Unidos ha utilizado la Iniciativa Regional Andina y el Plan Colombia para sembrar de bases toda la frontera amazónica”, dice la asesora. La base inaugurada el 5 de abril de 2012 en Concón, Chile, es un centro de entrenamiento para las fuerzas de paz de la ONU. Fue construida con 500 mil dólares aportados por el Comando Sur. Apunta, según la analista, a la estrategia de control y militarización del Océano Pacífico que desarrolla Estados Unidos. La estrategia incluye a México, Colombia, Perú, Chile, y también a Corea del Sur y los Tigres asiáticos. “El objetivo final es cercar a China, país que ellos perciben como el gran oponente en este siglo XXI, el enemigo que tiene visos de ser la gran potencia hegemónica”, dice Elsa Bruzzone. “Se toma posición enmascarada en el paraguas de la ONU –advierte –. Detrás de las misiones de Naciones Unidas desembarcan los soldados de la OTAN, los marines estadunidenses, no precisamente para preservar la paz sino para hacer pie y quedarse.” Publicado originariamente en www.proceso.com.mx También en www.diario-octubre.com
01/06/2012 11:58:00
IRUÑEA-. El mapa, que todavía sigue "abierto", ha sido presentado por el vicepresidente primero del Gobierno de Iruñea, Roberto Jiménez, y técnicos de Tracasa, la empresa que trabaja en su realización, a los representantes de las asociaciones de familiares de víctimas, que han agradecido haber sido informados antes de que se haga público, pero han lamentado el retraso que ha habido y que no se haya contado con ellos desde el principio.

En esa sesión, según ha explicado a los periodistas Moisés Zalba, técnico de Tracasa, director del departamento de sistemas de información territorial, se ha presentado la aplicación web en la que se ha recogido toda la información disponible y que ha sido recopilada con los datos facilitados por las propias asociaciones, la investigación en archivos judiciales y aportaciones particulares.

A la vista del mapa de Iruñea "hacia abajo hay más densidad de hechos", según Zalba, quien ha señalado que los alrededores de la capital navarra, en torno al fuerte de San Cristóbal, Erribera, toda la zona del Ebro y Lizarraldea, son las zonas con un mayor número de puntos, frente a la zona norte, que registra una densidad inferior.
Aplicación web accesible para todos
Zalba ha recordado que Tracasa recibió en setiembre el encargo del Gobierno foral de publicar la información relativa al mapa de fosas, lo que han hecho a través de la citada aplicación que, una vez que sea pública, será accesible a todo el que lo desee.

Ha precisado que su papel no era descubrir nuevas zonas, sino recopilar lo que estaba documentado y la información disponible.

Tal y como se ha puesto de manifiesto en la reunión, se trata de un "mapa vivo, que va a tener continuidad, va a seguir mejorándose y ampliando la información".

En representación de los diferentes colectivos que trabajan en la recuperación de la memoria histórica en Nafarroa Carlos Otxoa ha comentado desde el momento en el que tuvieron conocimiento de que se trabajaba en este mapa las asociaciones se reunieron para tratar de dar una respuesta conjunta con el fin de que el mapa fuera "lo más completo posible".

En este sentido, pidieron colaborar en su elaboración, poner encima de la mesa sus planteamientos, de ahí su crítica a que no se les haya llamado hasta ahora cuando el producto está ya "prácticamente acabado".

No obstante, ha reconocido que están de acuerdo con lo que les ha sido presentado y se encuentran satisfechos porque se les haya presentado a ellos antes de hacerlo público.

Otxoa ha subrayado que comparten que tiene que ser una base de datos de fácil acceso para la ciudadanía, en la que figuren los enterramientos, las intervenciones que había habido y los datos que se posean de las personas y, según ha dicho, parece que "todo eso está recogido".
"No debe ser un producto con fecha de finalización"
Las asociaciones han incidido en que "esto no debe ser un producto con fecha de finalización, tiene que estar abierto y uno de los problemas de que esté abierto es que tiene que haber una partida presupuestaria para poder seguir trabajando".

Otxoa ha indicado que parece que va a ser así, ya que Roberto Jiménez –que el pasado mes de noviembre afirmó que para el presente mes de mayo estaría listo, publicado y accesible– les ha asegurado que va a haber un presupuesto para seguir trabajando y completar lo mejor posible el mapa.

Una de las críticas que han trasladado al Ejecutivo foral es que el mapa llega "bastante tarde" y eso ha hecho que haya habido "una serie de destrucciones, ya que se han hecho obras, se ha pasado por encima de sitios donde había fosas o enterramientos".

Por eso con el objeto de evitar que en un futuro esto vuelva a suceder han pedido que las fosas y los enterramientos se señalicen físicamente y se protejan ante posibles intervenciones urbanísticas o de cualquier otra índole.

La primera versión del mapa de fosas de la Guerra del 36 en Nafarroa que el Ejecutivo foral ha presentado a las asociaciones de familiares de víctimas recoge 221 puntos, entre fosas, puntos donde hay enterramientos o se cree que puede haberlos, y sitios donde ha habido hechos violentos.

Original de http://www.gara.net/
Mientras que el criminal régimen de EEUU saca sus informes condenando a los países no subordinados a sus intereses, Amnistía Internacional condenó el miércoles, en su informe anual de 2012 a los Estados Unidos por una serie de violaciones de derechos humanos en todo el mundo, un hecho sin cobertura alguna en los corruptos medios de comunicación burgueses. En el informe recién publicado, el grupo de los derechos humanos dio el nombre de “ejecuciones extrajudiciales” a los ataques de aviones no tripulados estadounidenses en Yemen, según la página web de la ONG. Amnistía también condenó el fracaso del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, en cerrar la prisión de Guantánamo y criticó las condiciones en las cárceles de EEUU. El informe señala que a finales de 2011, casi dos años después de la fecha indicada por Obama para cerrar la cárcel, aún seguían 171 personas encarceladas en la base, entre ellas 4 personas condenadas por una comisión militar. Además, la ONG criticó a Washington por su “uso ilegal de fuerza letal” en asesinato de Osama Bin Laden el mayo de 2011 en Paquistán. “El gobierno estadounidense aclaró que la operación se llevó a cabo según la teoría del conflicto global armado entre EE.UU. y Al-Qaeda donde el gobierno de Washington no reconoció la aplicabilidad de los derechos humanos internacionales. De este modo, con la falta de aclaraciones futuras de las autoridades estadounidenses, el asesinato de Osama Bin Laden ha sido un acto ilegal”, añadió la organización. El grupo también condenó las violaciones de derechos humanos cometidos bajo la administración del ex presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, incluidas las detenciones secretas de la Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en ingles) y la impunidad de los empleados de su gobierno. Original de www.diario-octubre.com


Un nuevo ataque misilístico, llevado a cabo por aviones no tripulados estadounidenses, ocasionaron en las últimas horas nueve víctimas fatales en Afganistán, en lo que constituye una masacre que se suma a una larga lista de personas asesinadas mediante esa tecnología de destrucción y muerte.
Los ataques no han provocado ninguna reacción de la Comunidad Internacional, ni se conoce denuncia alguna ante los tribunales de de la denominada justicia universal.
A pesar de que esas agresiones son violatoria de expresas normas internacionales y constituyen casos emblemáticos de crímenes contra la Humanidad, solamente se cuenta hasta ahora con los registros que proporcionan algunas agencias de noticias del mundo.
Sin sorpresa, el Parlamento Europeo adoptó hoy en Estrasburgo, una resolución presentada por la mayoria neoliberal (PPE, ALDE, ECR, EFD y S&D) y colonialista que "condena" la re-nacionalizacion de YPF y pide sanciones.


Las tres enmiendas del grupo GUE/NGL fueron rechazadas por amplia mayoria.

Sin embargo es interesante observar que 62 [email protected] votaron a favor de la enmienda 3 del grupo GUE/NGL que insta a los Estados Miembros y a España en particular considerar la nacionalización de REPSOL en Europa también.
original de enlazandoalternativas.org

Por Manuel Taibo. Original de www.diario-octubre. En los Estados Unidos de Norteamérica: “Los grupos humanos se deslizan entre los monstruos desempeñando los papeles asignados por el poder a la pobreza, las costumbres, los oficios, profesiones y actividades, los deseos, los impulsos de placer, destrucción, sublimación, amor y muerte. De todas las fabulaciones atroces incluyendo las cinematográficas y las tiras cómicas, sobre la agresión de los insectos gigantes. Casi todas las definiciones de lo monstruoso coinciden en calificarlo de desorden grave del orden emocional y natural”.
En esa sociedad el culto a los monstruos y a lo monstruoso con esa industria audiovisual enferma, como el propio norteamericano y su civilización, distorsionada por el capitalismo consumista y la tecnología puesta a su servicio, la imagen brotada del inconsciente de esa cultura, son los indestructibles monstruos electrónicos de avances tecnológicos perfectamente prescindibles, destinados al consumo y sus demoníacas escenas reiteradas. No es casual que el tiempo de ese pueblo sea el del consumo de las Drogas y la epidemia del Sida.
En ese país, alienan a la juventud, disfrazan a las niñas como símbolo sexual, estimulándoles la vanidad, el exhibicionismo, el narcisismo. Hablan de liberación de los prejuicios. ¿Qué prejuicio mayor que reducirlo todo a una sexualidad dirigida hacia el comercio y la venta? Todo lo sexualizan en cálculo frio de ganancias, mediante la publicidad, la T.V., y el espectáculo continuo.
Esa sociedad “humana” está compuesta en una gran mayoría de enfermos mentales: psicópatas y sociópatas; lo llevan en los genes, lo transmiten de padres a hijos. El mayor ejemplo lo tenemos en la manera horrenda en que se matan entre si, hombres, mujeres y niños: en centros de enseñanza, en la calle, cualquier de estos sujetos dispara contra sus semejantes sin motivo ni causa, etc.; diariamente vemos en sus medios audiovisuales de comunicación, la forma aberrante de pedofilia y como fríamente asesinan y descuartizan a sus victimas.
Esa sociedad, a medida que se ve envuelta en la apretada y asfixiante red de las substituciones tecnológicas, todas al servicio de la meta consumista capitalista, del poder bajo cualquier aspecto, del negocio armamentista y del dominio sobre la naturaleza. Entonces la droga se presentó como el gran paliativo, la única fuga posible, y el sexo desvirtuado, desacralizado, se convierte en refugio efímero ante la masificación y la sobrepoblación cuyos efectos preparan la reducción de los hombres a la condición de insectos.
El personalismo no puede sentir el resplandor de la Unidad, porque quiere ser el único o el más grande o el que manda o gana más. Lo contrario del principio unificador es el personalismo disociador. Una derivación desesperada de esa conciencia “moderna” personalizada resulta la visión apocalíptica disolutoria —el Caos— para reiniciar todo, para una renovación integral, o el grito, de un monstruoso egocentrismo confundido con un sueño paradisiaco: “La Barbarie es para mí un rejuvenecimiento”.
Lo peor; no es un individuo con capacidad de libre albedrío, maduración interior, sentido elevado de responsabilidad, riqueza intima espiritual, sino una persona-masa sin poder de elección, un consumidor obediente que ajustará sus criterios a los de la publicidad, los medios y las proposiciones de la civilización de consumo. Tal situación explica los estallidos psicóticos de individuos (no los grandes individuos) que enloquecidos, se atrincheran para matar gentes desconocidas, transeúntes de la calle, como sucede frecuentemente en Estados Unidos, modelo de democracia, del reino de la cantidad, de reino de los insectos.
El imperio-sionista gringo, sajonizante, nos amenaza con la IV flota, la quinta, la sexta y la séptima, con sus portaviones, submarinos y bombas atómicas, para llevarse el oro negro (petróleo) y las riquezas de nuestro subsuelo, más tarde vendrán por el agua potable. Ellos roban la identidad de los pueblos, invaden, saquean y asesinan monstruosamente con la más cínica y cruel indiferencia.
En Venezuela el imperio-sionista gringo y sus socios oposicionistas tratarán de tendernos una celada el 7 Oct., ante la arrolladora victoria del pueblo Bolivariano. Vienen a destruir nuestra quietud domestica y a detener el impulso de nuestra Revolución. Realizarán, más que una tentativa de invasión bélica, una manera de atemorizar a los venezolanos. Por medio de esta táctica buscarán doblegar antes de la lucha las resistencias morales, pretenden sembrar el pánico y crear una conciencia paralítica, muy capaz de olvidar la propia esencia pseudo-filosófica de las doctrinas de los bárbaros.
Utilizan las más fútiles necedades para justificar las agresiones e invasiones. Quieren hacer ver a nuestros gobernantes como criminales de guerra y traficantes de drogas. Se valen de su superioridad militar, la complicidad de la clase pudiente de nuestros países, la propaganda para amenazar y manipular, acusan a nuestros gobiernos para invadirlos: que tienen armas de destrucción masiva, que violan los derechos humanos y las libertades “democráticas”, etc. Valiéndose de esas burdas acusaciones, destruyen civilizaciones enteras; los despojan de su territorialidad y tratan de cambiarnos nuestra forma ancestral de costumbres y creencias.
Los animales no son capaces ni de perversidad cultivada ni de satanismo elaborado como estos engendros. No les falta canibalismo. Quizá sea esta devoración entre semejantes lo que ha dado lugar a diversos mitos, fábulas y arquetipos, desde la madre y el padre terrible hasta la vampiresa.
El terror de la revolución francesa está muy santificado en los altares políticos del mundo; pero el terror inquisitorial del imperio sionista gringo; ese terror que hace morir ignominiosamente a los seres humanos, a los idealistas más puros, a los que sacrificaron toda su vida para lograr la libertad política y social; por la que se inmolaron y luchan, los más grandes genios y Héroes de la Humanidad…; y esos monstruos, esos traidores al ideal libertario, no sólo producen terror con sus crímenes inauditos, sino que provocan una reacción mundial…, porque, eso que se llama sionismo-imperialista ¿qué es?…, sólo una caricatura del fascismo del nazismo; el mismo tipo de dictadura, el mismo tipo de estado, el mismo tipo de esclavitud. Con una sola diferencia: esos dictadores europeos que suscitaron en su tiempo todos los impulsos atávicos, los están resucitando, los Estados Unidos, la OTAN y el Estado genocida de Israel.
Resulta imperativo, en una época masificante y hedonista como la nuestra, contradicha por abismos de miseria, de neurosis, de taras heredadas y de adicción a las drogas como medio de escape destructor, luchar por el afinamiento de aspiraciones cualitativas del alma y no entregarse al personalismo cuantitativo alimentado por la publicidad del consumo. Lo mejor que pudiera pasarle a la gran sociedad industrial y a su aláteres del subdesarrollo, es ser sacudida, limpiada por el soplo de un renacimiento espiritual mayoritario.
—De una nueva sociedad capaz de disfrutar de otros bienes que los ofrecidos por la industria consumista, sión-imperialista: pasta de cosas inermes y sin alma deslizándose interminablemente, hacia el río de la existencia, hacia la desembocadura en la mar de la nada, tan semejante al caos original arquetípico.
El gobierno conservador del PP ha manifestado, muy suelto de cuerpo, en las últimas horas, a través de su Ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, que “Cualquier agresión, violando el principio de seguridad jurídica, a Repsol será considerado una agresión por parte del Gobierno español, que tomará las acciones que considere oportunas y pedirá el apoyo que considere necesario a sus socios y aliados", según consigna la edición digital del diario El País del día de la fecha y las agencias televisivas ibéricas. Semejante exteriorización retrógrada, en tanto especulación que espera hacerse valer ante los poderosos del mundo, club exclusivo del cual España hace rato que -en los hechos- no forma parte, merece algunas consideraciones básicamente introductorias, sobre las que sería en algunos casos bueno instar el debate, y en otros, hacerlo, significaría reconocer un atraso de casi tres siglos en la historia de la humanidad. Voy a empezar por estos últimos. Si bien es cierto que el principio de soberanía ha sufrido duros embates en la modernidad tardía, y que muchos de ellos provinieron de las propias formas jurídicas adoptadas por esa entidad difusa denominada pomposamente "comunidad internacional", que prestamente operativizó normas y prácticas jurídicas acordes con la necesidad de reproducir las lógicas imperiales de dominación, está claro que la nación -como categoría histórica de cuño paradójicamente europeo- reconoce una data de más de dos siglos. Más aún, pese a ser una creación jurídica y política europea, adaptada con opinable formato por las colonias americanas recientemente liberadas desde lo político a principios del siglo XIX, las naciones latinoamericanas han sufrido muchísimos menos cambios en sus mapas políticos que los estados nacionales europeos. Vale decir, con sus más y sus menos, la "seguridad jurídica" en materia de derecho internacional de AL es mucho más consistente que la de otros lugares del mundo, incluyendo, desde luego, los países del Viejo Mundo, y particularmente, también, España, todavía sacudida por los reclamos permanentes de sus naciones sin estado. Estos sí son datos objetivos de controversias jurídicas subsistentes, no así las reivindicaciones de los países respecto de sus recursos naturales. Esta afirmación, a esta altura de la historia, parecería ser incontrovertible. Tampoco hay menoscabo alguno de esa meneada y temible concepción de la "seguridad jurídica" (en definitiva, otra especie del género "seguridad", uno de los menúes conceptuales preferidos por los países opresores), en la medida que los dueños legítimos de esos recursos de subsuelo, establezcan mecanismos juridicos de reconducción de contratos celebrados con corporaciones privadas extranjeras que nunca debieron o pudieron tener en su poder la mayoría del paquete accionario de las empresas dedicadas a la exploración y explotación de esos yacimientos. Justamente en eso radica el halo mágico del "derecho de los contratos", un cuadro de época del derecho capitalista. No recuerdo, a decir verdad, que España levantara su voz para tachar disposiciones expresas de la Constitución Argentina de 1949, que expresamente establecía una relación de indelegable soberanía del Estado argentino respecto de las riquezas del subsuelo. Y, no debemos olvidarlo, el derecho (también aquella revolucionaria Constitución, desde luego) se supone conocido por todos. En definitiva, cualquiera sea la decisión soberana que un gobierno democrático estableciera para resignificar en clave soberana su relación con recursos no renovables, no pueden ser medidas en término de amenazas, salvo que se consintiera que el dominio español sobre estas tierras, contra lo que todos creíamos desde niños, sigue vigente. España pertenece a la comunidad europea, se apresta a ser (si es que no lo es ya) una colonia de Alemania. Como Grecia. Confieso que no he tenido ocasión de leer una sóla declaración oficial del gobierno neofranquista que advierta, a su población y al mundo, de un proceso de anexión de semejante importancia.
Original de www.diario-octubre.com El ejercito ruso está convencido que en verano puede producirse un ataque contra Irán, por lo que ha desarrollado un plan de acción para mover sus tropas a través de la vecina Georgia y luego Armenia, que limita con la República Islámica, según informaron fuentes del Ministerio de Defensa ruso. El jefe del Consejo de Seguridad Nacional de Rusia, Viktor Ozerov aseveró que la Comandancia Militar del país ha preparado un plan de acción para el caso de un ataque a Irán. Dmitry Rogozin, quien hace poco fue embajador de Rusia ante la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), advirtió: “Irán es nuestro vecino, si Irán está involucrado en cualquier acción militar, es una amenaza directa para nuestra seguridad”. Rogozhin ahora ocupa el cargo de viceprimer ministro de Rusia y se ocupa del sector ruso de defensa. El Ministerio de Defensa ruso considera que Israel no tiene suficiente poder militar para romper las defensas iraníes, por lo que la implicación en un eventual ataque contra ese país de Estados Unidos es más que probable. Por tanto, la concentración de las fuerzas militares rusas en la frontera con Irán no puede deberse únicamente a la necesidad de proteger sus propios intereses, sino también para proteger a Irán en caso de ataque, tanto si este se realiza por Israel, como por EEUU, como por ambos. En repetidas ocasiones los diplomáticos rusos advirtieron de “consecuencias imprevisibles” de un ataque contra el país persa. Algunos incluso llegaron a afirmar que en caso de producirse la agresión, Rusia no tendría más remedio que tomar parte en el conflicto. Uno de los diarios más influyentes de Rusia, Nezavisimaya Gazeta, informa que fuentes militares consultadas afirman que la agresividad de occidente entorno a Siria e Irán ha obligado a las autoridades rusas a acelerar la mejora de los equipamientos y aumento de tropas en el Cáucaso del Sur y las zonas del mar Caspio, el mar Negro y el mar Mediterráneo. Los preparativos para una posible eventualidad de este tipo comenzaron en Rusia hace dos años, con la modernización de la base militar 102 en Gyurmi, Armenia. Las familias de los militares de dicha base ya han sido evacuados a Rusia.