Argentina, la crisis de Medio Oriente y las acechanzas de un alineamiento irresponsable
Por Eduardo Luis Aguirre
La sobreactuación de menor calado que han hecho el presidente Milei y la Cancillería argentina comienzan a proporcionarnos las devoluciones de esas torpezas estrafalarias. Justo en momentos en que el presidente se aprestaba en otro episodio vergonzante a volar un avión de guerra F16, los insumos militares de segunda mano que actualmente posee casi como material de descarte la fuerza aérea danesa y son -como era dable esperar- de fabricación estadounidense, estalló otra esperable crisis en Medio Oriente. La réplica que -en su dogmática concepción estratégica- ideó Irán contra Israel por el ataque criminal que el gobierno cada vez más acorralado de Netanyahu perpetrara con antelación contra funcionarios persas en Damasco.

Por Jorge Alemán (*)

La narrativa del Capital constituye la mejor descripción de la jaula de acero Metafisica en la que ha quedado emplazada la existencia. La riqueza deviene mercancia, el valor de uso se vuelve valor de cambio,el trabajo concreto se convierte en trabajo abstracto, el trabajador y su trabajo vivo se metaboliza en las relaciones de producción vendiendo su trabajo bajo el modo de la mercancía, el trabajo socialmente necesario se vuelve una maquina generadora de plusvalor.

Por Eduardo Luis Aguirre

Ramón Grosfoguel, sociólogo portorriqueño, uno de los referentes más reconocidos de la Teoría de la Decolonialidad, es además uno de los militantes más conspicuos del denominado “Proyecto de la Modernidad/Colonialidad”, uno de los grupos de pensamiento crítico más importantes del Continente, integrado también por sus colegas Aníbal Quijano y Edgardo Lander, el semiólogo Walter Mignolo y los filósofos Enrique Dussel y Santiago Castro- Gómez, entre otros.

Por Jorge Alemán (*)

Los distintos estudiosos del neoliberalismo consideran bajo distintos ángulos teóricos que constituye un nuevo tipo de “racionalidad” o fundamento que se va tornando incompatible con las tradiciones liberales modernas. Su característica más notable es la transformación del ser hablante, mortal y sexuado en un ente solo considerado como “capital humano”, el que imperativamente debe tender hacia su autovaloración permanente e ilimitada.

Por Eduardo Luis Aguirre

Hoy es innegable la hegemonía de los derechos humanos como lenguaje de la dignidad humana. Sin embargo, esta hegemonía debe convivir con una realidad alarmante. La gran mayoría de la población mundial no es sujeto de derechos humanos, sino el objeto de los discursos de derechos humanos. Por tanto, hay que comenzar por preguntarse si los derechos humanos son eficaces para la lucha de los excluidos, los explotados y los discriminados, o si, por el contrario, la hacen más difícil. En otras palabras, ¿la hegemonía de la que goza hoy el discurso de los derechos humanos es el resultado de una victoria histórica o, por el contrario, de una derrota histórica?” (1)

En su libro “La sociedad de iguales” (2013), último tramo de una saga destinada a reflexionar sobre las sucesivas transformaciones de las democracias (1), Pierre Rosanvallon, Profesor de Historia Moderna y Teoría Política en el Colegio de Francia, advierte sobre las distintas dimensiones históricas y sociales que han asumido estas formas de gobierno entre el siglo XIX y la contemporaneidad neoliberal.

Por Guido Croxatto (*)

El poder judicial ha afrontado desde sus albores una objeción central y que permanece todavía irresuelta: la objeción contra-mayoritaria. El caso de Brasil demuestra que no se trata solo un dilema formal.  

Por Eduardo Luis Aguirre

En todo el  mundo se multiplican los interrogantes y las respuestas -siempre provisorias- que se ensayan para explicar la crisis de los populismos latinoamericanos y su retroceso frente a expresiones conservadoras en elecciones nacionales recientes.