Señales y riesgos de la política exterior argentina
En su programa radial Multitud, Eduardo Luis Aguirre conversó con el analista y escritor Germán Palkowski. La política exterior argentina y en un mundo volátil.

Por Eduardo Luis Aguirre

"Nuestra sociedad ha hecho de la desafección una parte obligatoria de las ocupaciones vitales" (Zigmunt Bauman)

El intelectual polaco Zigmunt Bauman (1925-2017), uno de los pensadores contemporáneos que más se ha detenido en el examen del estado de la condición humana durante el siglo XX, ha producido algunas reflexiones extraordinarias sobre el sentido de la vida en las sociedades hiperconectadas, también denominadas “de la información y el conocimiento”.

 

Por Andrés Antillano (*)


¿Cuáles han sido las respuestas penales del gobierno bolivariano? ¿Existe alguna relación entre la naturaleza de un proyecto político y el uso del castigo? En este trabajo nos proponemos aproximarnos a la naturaleza y mutaciones tanto del discurso como de las políticas punitivas del chavismo.

Por Eduardo Luis Aguirre

Me llamo Jean Luc Mélenchon, nací el 19 de agosto de 1951 en Tánger. No he heredado un castillo ni un partido político de mi padre. No tengo coche ni chófer. No he empleado a ningún miembro de mi familia y ninguno de mis consejeros tiene una cuenta en Suiza". Así se define a sí mismo el referente de la izquierda democrática francesa en su propio sitio electrónico.

Edward Prado se llama el nuevo embajador de Estados Unidos en la Argentina. En algunas fotos generosas de los periódicos argentinos, el representante sonríe junto al Ministro de Justicia local.

Por Eduardo Luis Aguirre

Las características de la cultura dependen en cada etapa histórica de los sectores sociales hegemónicos que establecen una organización económica, política y social. Para ello reglamentan normas que se formalizan jurídicamente y que regulan las relaciones entre los miembros de la comunidad cuyo objetivo es reproducir las condiciones de dominación” (1)

Por Eduardo Luis Aguirre


En la convulsionada Francia de los años sesenta, Jean Paul Sartre fue un protagonista central de las protestas estudiantiles y obreras que se reproducían y crecían en un revulsivo social sin precedentes. En todo el mundo, el filósofo era conocido por su multifacética producción intelectual, pero también por su férrea  toma de posición en la guerra de Argelia, por los viajes que hizo a Cuba a pocos años de haberse producido la Revolución, a la siempre atractiva Unión Soviética de esa época, a la fascinante Yugoslavia de Tito, epicentro de la fundación de los países No Alineados.

Por Jorge Alemán (*)

 

Según una serie de intelectuales de origen británico, al menos en su gran mayoría, el capitalismo en su etapa algorítmica  y  megaconectada financieramente ha producido un colapso antropológico donde los relatos simbólicos de la izquierda son anacrónicos. Carecen de una operatividad real y son el mero testimonio del peso de un legado que ya no nos dice nada del futuro. En esta perspectiva, la izquierda y los distintos relatos emnacipatorios como los movimientos nacionales y populares estarían anclados en un apego melancólico al pasado. De distintos modos, es lo que se deduce del “Manifiesto Aceleracionista”.