La región, Feinmann y la República de Weimar
Por Modesto Guerrero (*)
 
El 14 de noviembre el profesor José Pablo Feinmann publicó un artículo para peguntarse ¿Qué viene después de Weimar? Su interés no era historiográfico, sino actual y político, sobre la Argentina que va de Alberto a lo que viene. Fue calificado en algunas redes de “derrotista” y adjetivos similares.

Por Eduardo Luis Aguirre

 

Un nuevo fantasma recurre el mundo asolado por la peste y la catástrofe neoliberal. Las ultraderechas han colonizado a los partidos liberales históricos y los han empujado a un abismo del que les resultará muy difícil (cuando no imposible) volver. Para ello han debido subordinarse a proclamas incendiarias que se sostienen en base a la enunciación y la amenaza de la cancelación violenta de derechos futuros.

Por Eduardo Luis Aguirre

 



El análisis de la realidad contemporánea también es un territorio en disputa. Quizás sea uno de los más arduos, asimétricos, desparejos y cruentos. Las perplejidades que nos plantea el capitalismo en lo que se ha dado en llamar fase o dispositivo neoliberal coloca a millones de sujetos en un estado de interrogación e incertidumbre permanete, necesariamente confusional y dubitativa frente a semejante desastre civilizatorio.

Por Lidia Ferrari (*)

Frances Haugen, ex empleada de Facebook, entregó documentos y denunció procedimientos de la compañía que afectan la vida de todos nosotros, inclusive la política. Es importante conocer un poco más sobre el terreno en el cual caminan nuestras palabras. Se suele hablar de una derechización de la sociedad y de un incremento del odio. Como seres que somos de palabra, los discursos hegemónicos que se imponen inciden fuertemente en la construcción de nuestras subjetividades.

Por César Manzanos Bilbao (*)

 

 

Cuando las perspectivas presentes y próximas se tornan inciertas y teñidas de falta de expectativas transformadoras. Cuando las dinámicas de movilización se nos muestran más desactivadas a pesar de que pueda ser el momento en el que más candentes son y sobre todo cada vez más necesarias… la tentación es recurrir al pasado como elemento cohesionador, vivir de la política de la nostalgia e inspirarnos en los iconos de lo que fue y de lo que nos unió o ilumino nuestros anhelos por construir otra sociedad. Nos refugiamos en los logros históricos, en las conquistas obreras de otra época, en las revoluciones que llevaron a la descolonización o a los estados socialistas que fueron y ahora son, otra cosa.

Por Eduardo Luis Aguirre

 

 

Hoy se conmemora otro aniversario de la finalización de los juicios de Núremberg, creados para investigar y sancionar las perpetraciones de horrendos crímenes contra la Humanidad cometidos por los nazis durante la segunda guerra Mundial. El mundo asistía azorado al acontecimiento de la Shoah, una forma de aniquilamiento que marcaría un antes y un después en la historia mundial y daría cuenta de lo que es capaz de hacer una ultraderecha odiante y desbocada. No obstante, vale la pena analizar críticamente ese ensayo judicial donde la comunidad internacional comenzó a sentar las bases de lo que hoy conocemos como Derecho Penal Internacional.

Por Daniel E. Arias (*)

(La primera parte de este artículo está aquí)

Tres sobrios sombrerazos para Vizzotti

Previendo quizás lo de AstraZeneca, el Ministerio de Salud de la Nación (MinSal) negoció rápido un plan B con Rusia y China, mérito absoluto de la Dra. Carla Vizzotti y del equipo de salud de la Provincia de Buenos Aires.

Esto sucedió durante la administración de Ginés González García y cuando Vizzotti aún no era ministra. Mayormente con la Sputnik-V rusa y más aún con la Sinopharm china como “muletti”, en agosto 2021 Argentina ya se había vacunado a doble dosis al 61% de los mayores de 50, y con 1 dosis al 70% de la población.

Por Alberto Gurruchaga (*)

En el actual momento histórico el propio proceso de salida de la crisis implica un cambio tecnológico forzado por la emergencia del calentamiento global.

A diferencia de otros momentos de la historia económica argentina donde la recuperación de los niveles de actividad se producía con la certeza de poner en funcionamiento la capacidad instalada existente, en el actual momento histórico el propio proceso de salida de la crisis implica un cambio tecnológico forzado por la emergencia del calentamiento global.

En ese sentido, el proceso de recuperación de los niveles de producción y distribución a nivel mundial en lo que aparece como la etapa pos pandémica enfrenta, no solo las restricciones propias de una amenaza que nadie puede dar por finalizada, sino también los condicionamientos que impone el calentamiento global. Ya no aparece como posible y deseable recuperar la senda del crecimiento económico con el paradigma tecnológico existente, centrado en la energía producida a partir de combustibles fósiles.