• De cierto terrorismo ilustrado

    De cierto terrorismo ilustrado

    Por Ignacio Castro Rey

    Grandes urbes, aglomeraciones de cristal, de acero y rostros maquillados. Rascacielos, pantallas gigantes, conexiones multiplicadas. Y el espectáculo de unas luces perpetuas que nos cubren con un cielo de diseño.

  • Psicoanálisis y política: Posverdad y Neofascismo Neoliberal

    Psicoanálisis y política: Posverdad y Neofascismo Neoliberal
    Por Jorge Alemán 

    El discurso capitalista teorizado por Lacan en 1972 puede otorgar una inteligibilidad a fenómenos políticos que están en curso : 
    a)la famosa "posverdad":Si se examina el funcionamiento de las letras y los lugares en el discurso capitalista ,se puede apreciar que el sujeto ya no solo no está bajo los efectos de la verdad, sino que incluso la domina, por estar en posición de mando en el movimiento circular.

  • Apocalipsis de playa

    Apocalipsis de playa

    Por Ignacio Castro Rey

    Cuando se acerca el fin de curso algunos profesores y padres llegamos en un estado de ánimo tan agotado que ya no sabemos si volvernos a casar, comprarnos un perro, jubilarnos o recurrir a una forma discreta de autolisis. En resumen, el habitual trastorno bipolar del resto del año se transforma en junio en algo más complejo, difícil de definir en tres -¿trastorno tripolar?- o cuatro puntas estadísticas.

    Por Eduardo Luis Aguirre

    Alcira  Argumedo,  la intelectual que entre 1968 y 1974 formó parte de las «Cátedras Nacionales» de la Facultad de Filosofía y Letras de Buenos Aires, sintetizó en su obra “Los silencios y las voces en América Latina: notas sobre el pensamiento nacional y popular”, lo más saliente de una construcción teórica fuertemente atravesada por el nacionalismo popular y las teorías críticas latinoamericanas. 

    Por Nazanin Armanian

    Lo último para debilitar y desacreditar el movimiento universal de liberación de la mujer ha sido acusarle de representar al “feminismo blanco- occidental-cristiano”, de ejercer superioridad racial y de clase sobre las mujeres de otros países, razas y religiones, y elaborar recetas equivocadas para ellas, menospreciando su voluntad de sentirse felices como ellas desean.

    El capitalismo neoliberal dista de ser justo, pero es indudablemente completo. Constituye la primera expresión histórica del capital mundial capaz de colonizar subjetividades y vidas cotidianas y ya no se limita a condicionar, por ejemplo,  el sentido común ni los sufragios de los sujetos, ni se propone la mera obtención de plusvalía. Por el contrario, avanza también en la modelación de sus gustos, sus hábitos, su concepción de la cultura, del ocio y de la pretendida felicidad en los espacios de enlatado y preconcebido esparcimiento.


    Por Boaventura de Sousa Santos**

    El futuro de la izquierda no es más difícil de predecir que cualquier otro acontecimiento social. La mejor manera de abordarlo es haciendo lo que llamo sociología de las emergencias. Consiste en prestar especial atención a algunas señales del presente para ver en ellas tendencias, embriones de lo que puede ser decisivo en el futuro.

    "Al caer la tarde el sector céntrico de la ciudad es irreconocible. La pequeña burguesía, los estudiantes, los abogados, las gentes bien vestidas, el 'público culto' que había dominado hacía pocas horas las calles desaparecen. Algunos raleados grupos 'democráticos' desde las veredas, observan perplejos el inusitado espectáculo.

    Por Eduardo Luis Aguirre

    Algunas retóricas, esperablemente edulcoradas y actualizadas, enmascaran detrás del concepto de las neurociencias -y la “meritocracia”- un nuevo embate del positivismo neospenceriano de matriz postmoderna.

    Herbert Spencer (imagen), vale aclararlo, fue un referente trascendental del positivismo sociológico decimonónico, que acuñaba un concepto organicista y racista de las sociedades, en las que, pontificaba, supervivirían únicamente los más aptos. Ese positivismo caló fuerte en América Latina, y muy especialmente en la Argentina, que contó con exponentes notables como José Ingenieros, José Peco, Juan B. Justo y otros cultores que influyeron decisivamente en la articulación de un discurso causalista y determinista cuya hegemonía se extendió durante décadas (1).

    Hay un axioma básico, que debería ser explicado a los estudiantes de abogacía en las primeras oportunidades en que asisten a clase: el derecho es política.

    La Sala "B" del Tribunal de Impugnación Penal de la Provincia de La Pampa acaba de hacer lugar en el Legajo Número 28770/1, del 28 de diciembre del año en curso, a un recurso de impugnación intentado por el Defensor Oficial de la II Circunscripción Walter Vaccaro, que se había agraviado oportunamente respecto de la violación por parte del actual Código Provincial de Faltas del principio de imparcialidad y el derecho de defensa, al reservar todavía las funciones de investigación, incorporación de pruebas y decisión en manos de un mismo juez.

    Por Lucas Crisafulli

    Supongamos que una mayoría decide quemar a una persona en la plaza pública por encontrarla responsable de tal o cual delito… ¿es esa decisión democrática porque fue tomada por una mayoría?

    Cuando la Inquisición fritaba mujeres por Europa ¿era democrática esa decisión porque lo querían las mayorías?

    Así lo expresó la Directora del Plan de Monitoreo para las Circunscripciones de Santa Rosa, General Pico y General Acha, Leticia Lorenzo, quien junto a Mauricio Duce tuvieron a su cargo ayer la presentación del informe realizado respecto del funcionamiento del nuevo sistema procesal en la justicia penal de La Pampa.

    Ser docente en una universidad  pública puede significar muchas cosas. Ninguna de ellas subalterna o accesoria. La condición docente –así  la denominaré en adelante- supone siempre una construcción colectiva compatible con epistemologías liberadoras, y una vocación irrenunciable en favor del pensamiento crítico.

    Chronos era la divinidad que evocaba al tiempo en la antigua mitología griega. El mero transcurrir, como extrañeza y perplejidad hecha Dios de varias (creo que tres) cabezas. El tiempo, como dialéctica inexorable que nos trasciende y da testimonio permanente de nuestra finitud.

    Hace tiempo que desde este espacio venimos insistiendo de manera recurrente en el abordaje de las distintas formas de colonización cultural que jaquean al derecho, hasta  acotarlo a una dimensión de mero instrumento  de control social punitivo, con el retroceso esperable que ese drástico e intencionado reduccionismo depara en materia de Derechos Humanos.

    El pasado viernes comenzó a impartirse en el Salón Azul de la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas de la UNLPam el seminario "Salud Mental: Psicología y Ley". El segundo encuentro se realizará el viernes 21 de octubre a las 19 horas.

    Por Julio B. J. Maier (*)

    El llamado liberalismo, a secas, siempre representó a un modo de administración del poder político que consistía, básicamente, en una ampliación de los derechos del ciudadano combinado con un uso moderado de la fuerza pública. En el fondo, el Estado se autolimitaba por reconocimiento de derechos al individuo, derechos individuales del ciudadano que no podían ser conculcados sino por decisiones comprometidas, muy condicionadas, del poder estatal, decisiones sobre el uso de la fuerza pública de los funcionarios estatales en quienes residía ese poder como atribución de competencia.