• Pensar la justicia. Reflexiones sobre un no posible que asedia

    Pensar la justicia. Reflexiones sobre un no posible que asedia

    Por Eduardo Luis Aguirre 

    Hace una década, la filósofa  Belén Altuna publicaba un artículo en el diario español El País titulado “Camus, la justicia”. El texto recrea una trama conocida aunque dramáticamente actual que podemos recrear. En El existencialismo es un humanismo, Sartre evoca que, durante la segunda guerra mundial, un alumno suyo vino a pedirle un consejo.
  • Espiritualidad indígena y armonía comunitaria (I)

    Espiritualidad indígena y armonía comunitaria (I)

    Por Eduardo Luis Aguirre

    Siempre ha sido difícil intentar transformar la realidad. Mucho más, en esta etapa singular de la historia. Quizás porque, en primer lugar, la humanidad toda está siendo asolada por el neoliberalismo y la peste. Pero también porque todo cambio implica la trabajosa conjugación de voluntades colectivas. Un encuentro sintético, sincrético y dialéctico donde las mayorías resumen el protagonismo político y cultural, asumen a la conflictividad como un patrimonio y constituyen a pura demanda aquello que denominamos pueblo.

  • "Esta crisis es peor que la del '30"

    Alcira Argumedo dialogó con Eduardo Luis Aguirre en Multitud. Un recorrido de notable densidad conceptual sobre la crisis global del capitalismo, la relación de fuerzas geopolíticas, la naturaleza de las deudas soberanas y la salida de la pandemia como acontecimiento civilizatorio. Un repaso del rol de las nuevas derechas, del racismo, el colonialismo y el patriarcado. Y una evaluación de los movimientos de mujeres como nuevo sujeto histórico.

    Haz CLICK AQUÍ para escuchar el programa completo. 

    Por Lidia Ferrari (*)

    Interesante la situación con el Corona Virus en Italia para pensar la dialéctica causa-efecto.
    ¿Hay más afectados por el Corona Virus en Italia que en otros países y por eso está en el centro de la información? ¿O Italia desde un inicio buscó a los ‘coronados’, los encontró e informó la situación? No lo sabemos. Lo que es cierto es que estamos en cuarentena.

    Por Eduardo Luis Aguirre

    Las manifestaciones que en su programa radial pronunció hace algunas horas la conductora María Elizabeth Vernaci no pueden ser ignoradas. La elocuencia inequívoca, la vocación expresa y la categórica resolución de decir lo que se dijo se reafirmaban detallada, expresamente por quien profería esas frases terribles.

    Por Ignacio Castro Rey (*)

    Uno escribió hace poco algo así: “Solamente dura lo que se atreve a romper con la cárcel de la fama” (Lluvia oblicua). De maneras tan distintas, Pasolini, Lennon y Lispector estaban en esto, sin abandonar nunca la humilde ley de la gravedad y una comunidad elemental de la supervivencia que nos permite seguir, como creadores y como humanos. Es más una decisión ética (casi animal) que estética, dicho sea de paso. La creación artística no es un resultado de la alta cultura, sino de la más baja necesidad. Uno escribe, decía hace poco una escritora, “porque de otro modo me vería obligada a matar”. A su vez, Rilke sugiere: No pregunte a nadie por la calidad de sus versos, pregúntese si podría vivir sin ellos.

    Por Ignacio Castro Rey

    Las emociones vuelven: ¿alguna vez se habían ido? La compasión, la tristeza, el asco, la ira, el miedo o la alegría encarnan la violencia del alma, de tener un alma. Sin embargo, oímos, es necesario saber gestionar nuestras emociones. Ahora bien, solo se gestionan cadáveres, vivencias previamente troceadas, diseccionadas, arrancadas de su suelo corporal de verdad.

    Por Eduardo Luis Aguirre

    Enrique Dussel piensa que en América Latina la idea de liberación es consustancial a la existencia misma del continente, permea la realidad de las pulsiones emancipatorias y abarca y compromete las subjetividades oprimidas de millones de seres humanos. Parece imposible pensar nuestra región sin poner de relieve la necesidad de imaginar, sostener, articular y poner en práctica una nueva epistemología liberadora.

    Por Eduardo Luis Aguirre

    En una recordada entrevista que le realizó para radio Canadá el periodista Claude Lanzmann, que fuera reproducida hace algunos años por el Canal Encuentro, Jean Paul Sartre definía lo que, en su visión, significaba ser un intelectual (*). En esa misma oportunidad (meses antes del mayo francés), ensayaba una aclaración previa y luego una diferenciación categórica que intentaremos revisar y poner en tensión,  para reconocer con mayor fortaleza, paradójicamente, la densidad teórica de esas declaraciones alrededor de un punto nodal que sigue siendo un territorio en disputa en la Argentina.

    Por Eduardo Luis Aguirre

    La historia oficial nos enseñó que en un revulsivo año 1492 acontecieron dos sucesos decisivos, capaces de explicar lo que ocurriría en los siguientes cinco siglos. En enero de ese año caería Granada en manos de los reyes católicos, se produciría de esa forma la completa reconquista de España recuperándose el último bastión de los moros en territorio ibérico, y se organizaría y concretaría durante el mismo año la empresa más fabulosa de la historia humana: el “descubrimiento” de América.

     

    Por Ignacio Castro Rey

    De la rúbrica «Una voce» de Giorgio Agamben en el sitio web de Quodlibet, 18 de noviembre de 2019.



    (Texto de Ignaco Castro Rey publicado en FronteraD)

    Cuando cayó la primera nieve nos empezamos a conocer mejor (M. Crnjanski). Justicia para Serbia. (*)

    Por Eduardo Luis Aguirre


    La noción de populismo se ha transformado en la bestia negra de la filosofía política contemporánea. Denostada por las izquierdas de extracción marxista y utilizada por la prédica conservadora para establecer un significante universal de lo demoníaco en materia política, esta categoría navega entre el desconocimiento generalizado, los prejuicios y la escasa vocación de enunciar tesis explicativas accesibles que permitan reconocerla en sus trazos más elementales.

    Por Ignacio Castro Rey (*)


    El asunto de que aquí se trata es previo a la política y pertenece a su subsuelo… Ser de la izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil”. José Ortega y Gasset (reproducido por el Comité Invisible).

    Con el reto de una enorme finitud que late en el centro, porque jamás será nuestra, lo real sigue aquí. En el fondo, muy a pesar de esta amedrentada cultura, no habríamos perdido nada. Sigue entre nosotros el murmullo de un desierto común que es también una encrucijada (Rilke) de la que parten todos los caminos, incluido el de buscar una forma de muerte propia. Somos nosotros, occidentales progresistas, los que soñamos con retirarnos a un limbo donde, armados de una estrategia de apartheid permanente, se liquidaría la aventura en la que todavía podría ocurrir algo.

    Por María Liliana Ottaviano (*)

    En este artículo nos interrogaremos acerca de la articulación entre el discurso jurídico y el discurso del psicoanálisis en el marco de las políticas reparatorias que lleva adelante el Estado a partir de los juicios que se sustancian en todo el país, analizando particularmente lo sucedido en el Juicio de la“Subzona 1.4 II” -denominación dada al territorio de la Provincia de la Pampa-, que se desarrolló en la ciudad de Santa Rosa desde el 29 de agosto de 2017 al 16 de agosto de 2019, ante el Tribunal Oral Federal local.

    Han sido numerosas las oportunidades en las que nos hemos ocupado en este espacio sobre la necesidad de inaugurar una nueva matriz, americana, emancipatoria, contrahegemónica y no eurocéntrica de los DDHH.

    En muchas ocasiones hemos referido, también, nuestra preocupación por la forma y los contenidos mediante los que los DDHH son impartidos en muchas universidades públicas argentinas.

    Por Eduardo Luis Aguirre

    Al fin y al cabo, en las vacaciones nos dejamos estar también, y con qué ganas. ¿Pero nos dejamos estar como Quispe? ¿Entonces, tenemos algo en común con él? ¿Y cómo nosotros, que somos hijos de italianos, españoles, alemanes, ingleses, vamos a tener algo en común? El indio es negro y nosotros somos blancos. Además eso de las vacaciones, apenas es una salida de nosotros mismos…(1)

    El peronismo arrasó en las elecciones. Se trata de una irrupción emancipatoria, embrionaria, inesperada y plebeya. Una singularidad colectiva que hizo emerger algo que estaba latente, una reivindicación cultural de los dolientes del capital (*).