• Filosofar siendo un niño

    Filosofar siendo un niño

    Por Eduardo Luis Aguirre

    Desde hace aproximadamente tres siglos, cuando occidente produjo la invención de indudable rentabilidad de la categoría de niñez, se produjo un cambio discursivo fenomenal en materia de DDHH de niñas y niños (1).

    Hasta ese momento, la infancia y el derecho que de ella se ocupa carecía absolutamente de una presencia significativa en el maltratado mundo de los derechos humanos de la colonialidad.

  • Los populismos y las debilidades ideológicas

    Los populismos y las debilidades ideológicas
    A principios de 2016, cuando en América Latina comenzaba a presagiarse la magnitud de la restauración conservadora, el prestigioso fraile dominico brasileño Frei Betto había adelantado su opinión en el sentido de que una de las causas principales de los retrocesos en gobiernos progresistas en América Latina había sido el descuido en la formación ideológica de la sociedad. 
  • Estado de excepción

    Estado de excepción
    Hasta  bien entrada la semana pasada, la mayoría de los especialistas en política internacional se expedían de manera mayoritariamente concordante respecto de la sobreviniente elección, definitiva e histórica, de Brasil.

    Por Nazanin Armanian

    Antes de abandonar la Casa Blanca, el presidente Obama ratificará la prorrogación de la Ley de Sanciones a Irán aprobada por las dos cámaras para otros diez años. La Ley elaborada en 1996 por el gobierno de Bill Clinton sanciona a las empresas que invierten en el sector energético iraní. El parlamento de la República Islámica, como represalia,  acaba de aprobar una moción de triple urgencia para reanudar las actividades nucleares.

    Por Diego Gómez (*)

    El surgimiento de la República Popular Húngara (RPH), el 16 de noviembre de 1918, acababa definitivamente con la unión monárquica entre Austria y Hungría. A mediados de octubre de 1918, mientras el ejército austrohúngaro se desintegraba en el frente, en las calles de Budapest se sentía con fuerza el descontento popular para con la guerra. A principios de noviembre, tras la Revolución de los Crisantemos (1), dirigentes del Partido Socialdemócrata Húngaro, del Partido Radical y del Partido Karolyi reunidos en el Consejo Nacional, intentaban conformar una Hungría independiente y republicana.

    Por Diego Gómez

    Lo que empezó como un movimiento de resistencia contra la invasión nazi se transformó en una fuerza que terminaría modificando radicalmente la organización política, económica y social de Yugoslavia bajo la dirección burocrática de Tito.

    Por: Gustavo Alejandro Girado *



    Tanto las políticas de Ciencia y Tecnología (CyT) como las que promueven la innovación se encuentran en el centro del esquema que permite comprender el éxito de las empresas chinas en los mercados internacionales. No puede entenderse su ascenso en las Cadenas Globales de Valor (CGV) si no se comprenden las políticas asociadas y que colaboraron para conseguir esos resultados.

    Rusia decidió hace pocos días no participar más en la Corte Penal Internacional, el organismo de jurisdicción penal más promocionado por occidente desde la creación de la ONU, aduciendo el incumplimiento de las expectativas que dieron origen a su trabajosa formación y su falta de independencia de los poderes que articulan un sistema de control global punitivo, cuya característica central ha sido, precisamente, su correspondencia con una relación de fuerzas políticas a nivel mundial y el profundo sesgamiento y selectividad de sus decisiones, que derivaron en una marcada inacción de la que da cuenta la resolución adoptada por la administración Putin.

    Por Diego Gómez (*)

    En esta guerra los países imperialistas europeos jugaron su carta en pos de sacar provecho de la forzosa retirada del imperio otomano. Al mismo tiempo, los pequeños Estados balcánicos hacían ostensible su debilidad y dependencia de las principales potencias del continente.

    Por Javier de Lucas (*)

    Muchos de nosotros estamos conmocionados aún (aunque no sorprendidos, desgraciadamente) por la vuelta de tuerca que ha supuesto el Consejo Europeo celebrado el 16 de septiembre en Bratislava, que ha colocado inequívocamente las políticas migratorias y de asilo de la UE bajo el paraguas de las políticas de seguridad y defensa. Una vez más, se envía a la opinión pública europea el mensaje de que inmigrantes y solicitantes de refugio son riesgos relevantes, si no incluso amenazas, para la seguridad de las fronteras y también amenazas internas, como posibles ejércitos de reserva del terrorismo.

    Por Nazanin Armanian (*)

    Cunde pánico en las filas demócratas. La imagen de una Hilary Clinton enferma está poniendo en jaque la campaña demócrata. Aunque la candidata aún goza de ventaja respecto a Donald Trump, puede que antes del 8 de noviembre se produzca una ‘sorpresa de octubre’, un incidente de gran impacto en el tramo final de la campaña que sea capaz de inclinar la balanza a favor de Trump y le traslade de las platós de televisión a la Casa Blanca.

    El resurgimiento de las derechas radicales europeas reconoce en Polonia y Hungría a dos de sus expresiones emblemáticas.

    Polonia ha sido gobernada desde hace una década por dos espacios políticos de derecha. La Plataforma Cívica, liderada por el Presidente del Consejo Europeo Donald Tusk, y su versión más extrema, el denominado Pis (Partido de Ley y Justicia) -cuyos máximos referentes fueron los hermanos Kaczyńsk- reciente ganador de las elecciones de 2015 que consagraron Presidente de la República al académico Andrzej Duda con algo más del 37% de los sufragios, en una compulsa en la que votó apenas el 56% de los polacos.

    Por Diego Hernando Gómez

    En el mundo de hoy se han acumulado inmensos valores materiales y espirituales, fruto de los esfuerzos seculares de la humanidad, de las conquistas que hicieron época en el dominio del conocimiento. Una tarea primordial de la comunidad humana es la de velar a que estas conquistas se pongan no al servicio de la destrucción de la civilización, sino al servicio del progreso y de la paz, de la transformación de la naturaleza en provecho del hombre, del mejoramiento de las condiciones de vida de los que habitan nuestro planeta. Eso es justamente el problema cardinal del mañana, del porvenir de la sociedad humana…”(1).

    Por Eduardo Luis Aguirre

    Hoy se conmemoran 15 años de la primera vez en la historia que los Estados Unidos sufrieron un ataque en su territorio. De acuerdo a la versión oficial, los embates terroristas tuvieron lugar en el corazón mismo del capitalismo financiero, y sus consecuencias, más allá de la cifra estremecedora de muertos, influyeron decisivamente en el rearmado geopolítico del mundo.

    En distintas oportunidades, desde este mismo espacio, hemos analizado el rol de los grandes medios de comunicación y sus actuales potencialidades, capaces de falsear la realidad histórica, participar de operaciones concertadas, legitimar guerras y gigantescas masacres, desestabilizar gobiernos y aupar candidatos, entre otros ejemplos recientes ocurridos en todo el mundo.

    Por Eduardo Luis Aguirre

    El mundo está en guerra, no guerra de religiones, es una guerra de intereses, por los recursos naturales, guerra por el dominio de los pueblos. Alguno puede pensar que estoy hablando de guerra de religiones. No. Todas las religiones queremos la paz. La guerra la quieren otros. ¿Entendido? (Papa Francisco)

     

    Por Eduardo Luis Aguirre
     
    Como ocurrió siempre, y se hizo más visible desde el 11 de septiembre de 2001, los atentados terroristas terminaron contribuyendo a una profundización de la fascistización de las relaciones internacionales. A la consolidación de un estado de excepción en todo el mundo.

    “Llegamos a la conclusión de que vivimos dos verdades, una ficticia, que percibimos, y otra real que apenas alcanzamos a vivir. La dimensión irreal de aquella y la dimensión demasiado real de ésta crean el conflicto” (1)
    La noción postmoderna de “sociedad de riesgo” debe ser resignificada en clave decolonial para que pueda ser introyectada colectivamente en nuestro margen, de acuerdo con las singularidades propias de la región.
    Como toda categoría epistemológica que intenta explicar los fenómenos que acontecen después del ocaso de las sociedades industriales, la idea misma de postmodernidad implica solamente una crítica interna de Europa hecha por los propios europeos. Que a veces nos concierne, y otras veces, no.