• Pensar la Comunidad

    Pensar la Comunidad

    Por Eduardo Luis Aguirre

    Los procesos de dominación social, a lo largo de la historia y en todos los casos, se valieron necesariamente de la figura de un colonizador, un sujeto que pasó al acto propiciando el señorío de algunos por sobre los otros sometidos. Pero debieron contar también -en todos los casos- con el concurso de sujetos colonizados que completaran esa relación de desigualdad. Eso vale tanto para la debatida capitulación de los poderosos pueblos originarios de Centroamérica (mayas, aztecas, toltecas) contra algunos centenares de españoles, como para analizar la férrea resistencia mapuche contra el invasor español que duró cuatro siglos.

  • Nuestra propia canción (*)

    Nuestra propia canción (*)
    Por Eduardo Luis Aguirre

    Quinientos años de ininterrumpida colonialidad nos llevaron a presumir que la historia no abarcaba a otros pueblos que no fueran los que proclamaron la centralidad moderna de Europa. Más aún, la connotación inexorablemente institucional del racismo llevó a muchos prohombres emblemáticos del mito del progreso a dudar y negar la condición humana de los pueblos subalternos.

  • ¿El Otro, Objeto de nuestras prácticas o Sujeto que interpela nuestras prácticas?


    Por María Liliana Ottaviano

    “El otro ya ha sido suficientemente masacrado. Ignorado. Silenciado.

    Asimilado. Industrializado. Globalizado. Cibernetizado. Protegido.

    Envuelto. Excluido. Expulsado. Incluido. Integrado. Y vuelto a asesinar.

    A violentar. A obscurecer. A Blanquear. A normalizar.

    A normalizar excesivamente. A estar fuera y estar adentro.

    A vivir en una puerta giratoria.

    El otro ya ha sido lo bastante observado y nombrado como para que podamos ser tan impunes al mencionarlo y observarlo nuevamente.

    El otro ya ha sido demasiado medido como para que volvamos a calibrarlo en un laboratorio desapasionado y sepulcral… ¿Y si el otro no estuviera ahí??”

    (Carlos Skliar, ¿Y si el otro no estuviera ahí? )

    Por Nazanin Armanian

    Bajo el pretexto de castigar al gobierno de Bashar al Assad por el supuesto uso de armas químicas contra la población de Khan Sheikhoun el día 4 de abril, el régimen de Donald Trump ha lanzado unos 60 misiles sobre una base militar siria, sin la autorización de la ONU, ni siquiera la del Congreso de EEUU.

    Por Eduardo Luis Aguirre

    Cuando parecía que un  determinismo inexorable en la historia política continental marcaba, uno por uno, el ocaso de los experimentos populistas, el triunfo de Lenin Moreno, garante del rumbo impuesto en Ecuador por el correísmo, acaba de fortalecer el presente e iluminar el futuro de los pueblos del sur.

    Por Eduardo Luis Aguirre

    La relación entre la guerra y el derecho a hacerla encierra algunas cuestiones históricas, geopolíticas y jurídicas, que merecen algún nivel de profundización, sobre todo porque implican o aluden a las formalidades legales que deben cumplirse para acceder a la decisión  estatal de  recurrir a las hostilidades. Y que, en definitiva, parecen  sugerir la existencia posible de una “guerra justa”.

    Por Gastón Rieder (politólogo)

    Este trabajo se propone realizar un análisis de la variedad de prácticas democráticas y autoritarias al interior de la Federación Rusa a partir del marco teórico elaborado por Steven Levitsky y Lucan Way en su obra “Competitive Authoritarianism: Hybrid Regimes after the Cold War” (2010).

    Por Nazanin Armanian (*)

    No hace daño a nadie tener gustos horteras y colgar cortinas doradas en el Despacho Oval, cuando alguno de estos ricos tienen su inodoro bañado en oro; el prestamista indio Datta Phuge adornaba su cuerpo macizo con una camisa hecha de aquel metal amarillo.

    Por Diego Gómez (*)

    Luego de 18 años, el sábado pasado, el tren que iba a conectar Belgrado con Kosovska-Mitrovica fue detenido en Raska, ciudad fronteriza entre la República de Serbia y Kosovo.

    Por Nazanin Armanian (*)

    En 1829, el dramaturgo y diplomático ruso Aleksandr Griboyédov era asesinado en Teherán por un grupo de ciudadanos enfurecidos por el humillante Tratado de Turkmenchay (1828), que Rusia imponía a Irán tras la victoria en la última guerra entre ambos estados: 20 millones de rublos por daños, la anexión de Armenia, Georgia, Azerbaiyán, Abjasia, Osetia del Sur, y el control total sobre el mercado iraní.


    Desentrañar el entramado explicativo de  las causas y consecuencias de los magnicidios  supone una operación para nada sencilla.

    Ayer fue asesinado en Ankara el embajador Andréi Kárlov, un funcionario clave de la diplomacia rusa, que antes de ser destinado a Turquía había cumplido funciones análogas en otro lugar sensible para la administración Putin: Corea del Norte.

    Por Nazanin Armanian

    Antes de abandonar la Casa Blanca, el presidente Obama ratificará la prorrogación de la Ley de Sanciones a Irán aprobada por las dos cámaras para otros diez años. La Ley elaborada en 1996 por el gobierno de Bill Clinton sanciona a las empresas que invierten en el sector energético iraní. El parlamento de la República Islámica, como represalia,  acaba de aprobar una moción de triple urgencia para reanudar las actividades nucleares.

    Por Diego Gómez (*)

    El surgimiento de la República Popular Húngara (RPH), el 16 de noviembre de 1918, acababa definitivamente con la unión monárquica entre Austria y Hungría. A mediados de octubre de 1918, mientras el ejército austrohúngaro se desintegraba en el frente, en las calles de Budapest se sentía con fuerza el descontento popular para con la guerra. A principios de noviembre, tras la Revolución de los Crisantemos (1), dirigentes del Partido Socialdemócrata Húngaro, del Partido Radical y del Partido Karolyi reunidos en el Consejo Nacional, intentaban conformar una Hungría independiente y republicana.

    Por Diego Gómez

    Lo que empezó como un movimiento de resistencia contra la invasión nazi se transformó en una fuerza que terminaría modificando radicalmente la organización política, económica y social de Yugoslavia bajo la dirección burocrática de Tito.

    Por: Gustavo Alejandro Girado *



    Tanto las políticas de Ciencia y Tecnología (CyT) como las que promueven la innovación se encuentran en el centro del esquema que permite comprender el éxito de las empresas chinas en los mercados internacionales. No puede entenderse su ascenso en las Cadenas Globales de Valor (CGV) si no se comprenden las políticas asociadas y que colaboraron para conseguir esos resultados.

    Rusia decidió hace pocos días no participar más en la Corte Penal Internacional, el organismo de jurisdicción penal más promocionado por occidente desde la creación de la ONU, aduciendo el incumplimiento de las expectativas que dieron origen a su trabajosa formación y su falta de independencia de los poderes que articulan un sistema de control global punitivo, cuya característica central ha sido, precisamente, su correspondencia con una relación de fuerzas políticas a nivel mundial y el profundo sesgamiento y selectividad de sus decisiones, que derivaron en una marcada inacción de la que da cuenta la resolución adoptada por la administración Putin.

    Por Diego Gómez (*)

    En esta guerra los países imperialistas europeos jugaron su carta en pos de sacar provecho de la forzosa retirada del imperio otomano. Al mismo tiempo, los pequeños Estados balcánicos hacían ostensible su debilidad y dependencia de las principales potencias del continente.

    Por Javier de Lucas (*)

    Muchos de nosotros estamos conmocionados aún (aunque no sorprendidos, desgraciadamente) por la vuelta de tuerca que ha supuesto el Consejo Europeo celebrado el 16 de septiembre en Bratislava, que ha colocado inequívocamente las políticas migratorias y de asilo de la UE bajo el paraguas de las políticas de seguridad y defensa. Una vez más, se envía a la opinión pública europea el mensaje de que inmigrantes y solicitantes de refugio son riesgos relevantes, si no incluso amenazas, para la seguridad de las fronteras y también amenazas internas, como posibles ejércitos de reserva del terrorismo.